En una nueva entrevista se le ha preguntado al cantante de Judas Priest, Rob Halford, si temió perder a muchos de sus seguidores cuando hace veinte años salió del armario y se declaró públicamente gay:

“Sí, por supuesto, había homofobia por todos lados, pero todavía la hay en la actualidad. Hay sitios a los que no puedo volver porque me apedrearían hasta matarme. Durante los años setenta y ochenta se me hizo increíblemente difícil.”

Ha contado también Rob: “Amo a Judas Priest más que a nada y -lo digo con todo respeto- aunque no creo que mi condición sea importante para la música, también puedo decir que un hombre heterosexual no haría igual mi trabajo (risas). Pero así lo creo, de verdad. Freddie Mercury dijo que su condición no era importante, pero si Freddie no hubiera sido gay, Queen habría sido una banda totalmente diferente.”

Halford ya dijo en 2008 que era el único hombre capaz de liderar a Judas Priest: “Siendo muy, muy honesto, los discos ‘Jugulator’ y ‘Demolition’ (los que grabó como cantante Tim ‘Ripper’ Owens) se vieron afectados al no ser yo quien los cantaba; como pasó con Iron Maiden cuando Bruce Dickinson se fue y le ocurrió a Van Halen cuando David Lee Roth ya no estaba. No creo que un hombre heterosexual pueda hacer igual que yo el trabajo al frente de Judas Priest. Lo siento, pero no pueden.”

Cuando ‘Ripper’ Owens se enteró entonces de aquellas declaraciones no quiso entrar en pleitos ni tomárselas en serio, dijo que le habían hecho gracia y que no pensaba que Halford estuviera hablando seriamente, de verdad.