Hace unos días un buen amigo de esta casa nos comentó el bochorno que le había producido la intervención de José María Guzmán en el programa “La Voz Senior”. Guzmán es un histórico del Pop español, al que generalmente se le relaciona con Cadillac, grupo que llegó a representar a España en Eurovisión. Aquella etapa fue la más dichosa para el músico desde el punto de vista comercial y mediático, pero su gran aportación artística se encuentra en los discos que grabó como Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán (CRAG), la mejor versión española de un Pop de voces y textos poéticos.

Guzmán es una voz prodigiosa que lleva décadas trabajando, unas veces en proyectos como los citados u otros del calibre de Solera -el precedente de CRAG-, además de sostener una carrera en solitario poco conocida pero igualmente atractiva. Ha puesto voz a infinidad de sintonías, anuncios publicitarios y doblaje de personajes de ficción, además de ejercer como corista de lujo en discos de todos los estilos. Sus conexiones con el Rock son amplias, ya que su tesitura vocal se puede escuchar en temas como “Tu real salvador” o “Amigo”, de Banzai -por citar algunos de los más fácilmente reconocibles por nuestros lectores más veteranos-.

Durante la década de los 90 José María dio forma a Los Hobbies, un divertimento con el que versionar clásicos de la música popular contemporánea en un formato acústico accesible a todo tipo de público. Guzmán es además muy amigo de José Luis Campuzano “Sherpa”, el otro protagonista de esta noticia. Con él llegó a registrar un álbum en el que ambos mezclaban sus particulares adaptaciones de composiciones ajenas con comentarios humorísticos entre canción y canción, como si de un monólogo cómico a dos voces se tratarse. Su título fue “En directo desde Rock’n’roll Café”  y lo publicó el sello Creativos Independientes.

Tan encantados estábamos con José María Guzmán cuando asistimos estupefactos a su participación en las audiciones a ciegas de “La Voz Senior”. Esta variante “para mayores” del programa concurso de Atresmedia no estaba prevista al inicio del curso televisivo, pero el éxito de sus versiones convencional e infantil ha animado a la productora a tratar de seguir haciendo caja con una nueva variante del formato. Guzmán cantó una de las canciones más bellas del Pop español -“Señora azul”, de la que él mismo fue partícipe- y lo hizo como candidato, no como jurado, que es como tendría que haber figurando en “La Voz Senior”.

Los coaches del espacio -David Bisbal, Antonio Orozco, Pablo López y Paulina Rubio- no sabían quién era ni qué composición era la que estaba interpretando, por lo que se comportaron con la naturalidad propia de la ignorancia más vergonzante. Pablo López le seleccionó para su equipo, en una paradoja que hiere la sensibilidad de cualquiera que conozca la trayectoria de Guzmán.

A sus 66 años, Guzmán tiene todo el derecho del mundo a dejarse tentar por los brillos y espejismos propios de la televisión, pero su postura contrasta con la de “Sherpa”. El vocalista y bajista de la formación clásica de Barón Rojo hizo público ayer el siguiente comunicado, a cuenta de un correo recibido por parte de la organización del talent.

“Hola, amigos.

Me acaban de mandar un email del programa La Voz Senior, diciendo que les gustaría contar conmigo como concursante, porque les viene bien tener algún concursante rockero de más de 60 años. Eso sí, tendría que hacer una audición a ver si a Bisbal, Paulina Rubio y otros les parece que doy la talla para su equipo.

Aquí os dejo mi respuesta a esa petición:

“Oh, ¡qué emoción! Queréis que me presente a las audiciones para concursar en un programa que se llama La Voz Senior. Solo me ha costado 50 años de carrera musical, varios discos de oro y platino, innumerables actuaciones y millones de asistentes a nuestros conciertos llegar hasta aquí. ¡Y a lo mejor hasta me seleccionáis ¡Yuhu!

Muchas gracias por vuestro email. ¡Qué chistosos sois! Lo que me he reído. No sé si también le habrá hecho tanta gracia a Serrat, Sabina… ¿O no se lo habéis mandado a esos? Ah claro, que sólo buscáis algún rockero “pringado”. Claro, qué cosas tengo.

Me parece muy bien eso de que os gustaría contar con participantes de más de 60 años que canten rock. A mí me gustaría contar con programas de televisión que tuvieran más respeto hacia los artistas de su país pero, chico, no se puede tener todo.

Y ya que eres redactor, estaría bien que te documentases un poco. Investiga por ahí quién es José Luis Campuzano, basta con que abras Wikipedia y ya lo tienes. De nada.

Bueno, si no encontráis rockeros que os sigan la broma, igual podéis coger a un abuelete cualquiera, le ponéis una peluca y una guitarra de cartón y hala, a concursar. Total otro Chiquilicuatre qué más da, ¿no? “.

Cabe recordar que hace unos años Sherpa dedicó su canción “Flor de invernadero” a los artistas nacidos en los programas de telerrealidad y formación de productos discográficos del estilo de “Operación Triunfo” y la propia “Voz”. El tema formó parte del disco “El Rock me mata” y era una modélica denuncia del maltrato de la música por parte de la televisión “basura”, que convierte a sus intérpretes en meros comparsas al servicio de un guión calculado al milímetro.

Hasta el momento, La Voz Senior sólo ha encontrado la figura de un rockero veterano que haga la señal de los cuernos con las manos, para deleite y diversión de las audiencias masivas: el catalán Frank Mercader, que tendrá que competir con voces líricas, amantes de la copla, intérpretes de Funk y, en definitiva, un batiburrilo de artistas noveles y aficionados sin relación estilística entre sí. Confiemos en que cunda el ejemplo de “Sherpa” en su defensa de la dignidad del Rock adulto y que ningún compañero caiga en la trampa que siempre suponen estos experimentos televisivos.

Leo Cebrián Sanz