Podría haber sido un regalo perfecto para las Navidades, pero las circunstancias han querido que “Canciones, algún desliz y dos o tres fotografías” sea el título del verano con el que hay que hacerse antes de que se agote. No será fácil que ello ocurra por el elevado precio del lote, pero había expectación entre los fans de Los Suaves y el doble volumen está “volando” de las estanterías de las librerías donde se vende.

La edición original correspondió a la Diputación de Orense, pero aquella primera tirada de noviembre de 2018 se agotó casi de inmediato y finalmente ha sido la madrileña Desacorde Ediciones la encargada de dar salida comercial a tan deseado material.

Este merecido homenaje no habría visto la luz de no ser por Laura Lunardelli, la compañera argentina de Yosi, quien para la ocasión ha ejercido como editora y encargada de la edición, transcripción y revisión de textos. La recopilación comienza dedicando una o dos páginas a cada canción, respetando el orden en que aparecieron en los disco y la fecha de salida de éstos. Se incluyen también los singles con letras no aparecidas en álbum alguno, así como las canciones inéditas de recopilatorios y grandes éxitos oficiales. Una breve introducción biográfica da salida a 306 páginas de creatividad, rematadas con una portada negra en la que se dibuja en relieve el famoso logotipo del gato de Los Suaves.

En la línea de excelencia y trabajo de fondo que caracteriza a Desacorde Ediciones, la reedición cuenta con un volumen añadido, pleno de fotografías, ilustraciones y textos sobre la figura de Yosi. Una funda con portada y solapas en papel vegetal protege un lujoso libro en el que escriben Manuel Baltar -Presidente de la Diputación de Ourense-, los escritores Jaime Noguerol, Rodrigo Cota, Luis Manuel García Mañá, Bieito Iglesias y Afonso Vázquez-Monxardín (en este caso con un escrito en gallego), el poeta y Rochi Nóvoa y los músicos Sherpa, Fortu (Obús), El Drogas, Kutxi Romero (Marea), Juankar (Boikot), Carlos Escobedo (Sôber), Rulo y Chizzo -cantante de los argentinos La Renga-, y personajes varios como el Mago Teto, el promotor Gay Mercader, El Pirata o Mariskal Romero.

Atención a la fiesta de memorabilia para los coleccionistas, ya que en este álbum a todo color se incluyen las portadas, insertos, créditos, letras y hasta imágenes de lo soportes  físicos de los discos -una especie de “desembalaje” de sus ediciones en vinilo y CD-, material promocional, recortes de artículos y portadas de prensa, pases de backstage, entradas de conciertos y festivales, pines de Los Suaves, tatuajes y locas demostraciones de cariño y amor por parte de los fans y hasta capítulos inesperados sobre los viajes de Yosi por el mundo o las distinciones oficiales recibidas.

Incluso se han tomado en consideración las adaptaciones o versiones grabadas por el grupo, con el desglose de las letras en castellano y la referencia del disco y artista original que las inspiró. Hasta cinco ilustradores aportan su trabajo para dar un toque artístico al relato visual, que se inicia con algunas de las frases más significativas de las canciones de Yosi, sobreimpresionadas sobre una impresionante galería de fotos.

Este segundo tomo se presenta unido a su hermano gemelo mediante el cordón umbilical de una faja vertical de cartón. En ella figura el primer y rudimentario logotipo de Los Suaves, con el dibujo de un gato más fiero del que luego adoptarían como imagen de marca. Y de remate final, un póster en blanco y negro de Yosi de 29,5 x 42 centímetros con la letra de “Por una vez en la vida” en su parte trasera

Leo Cebrián Sanz