Tharna fue un excelente grupo de Heavy-Rock nacido en Ceuta a mediados de los años 80, que hasta su disolución en 1990 ofreció un Hard-Rock en castellano pleno de melodía y electricidad, muy representativo de un estilo bien característico del Metal español.

En 1987 se publicó un single con las canciones “Sueños perdidos” y “Pobre diablo”, que era su recompensa por haber sido los ganadores del concurso Ceuta Rock 86. Ese mismo certamen premió a los cordobeses Ago -con los músicos Manuel Escudero (Santelmo) y Paco Ventura (Medina Azahara)-, como quedó constancia en un 12″ compartido por ambas bandas. Ya en 1989 llegó la edición del primer disco de Tharna, titulado “La Invasión”, que editó Libélula Records, el sello de quien también fue su productor: Julio Castejón, de Asfalto. Desde entonces a hoy, una de las piezas más codiciadas por los coleccionistas del Heavy Metal nacional de la década dorada.

Sus ocho canciones vuelven a saludar ahora desde un remedo de la portada del vinilo, cual es la cubierta del libro de recuerdos que ha escrito su cantante Alberto Mateos. Esta vez quien saluda desde la Ciudad Autónoma es la cara más visible de la formación, que en aquel momento completaban el guitarrista Iñaki León, el bajista Gabriel León y el batería Tato Díaz.

Mateos ha escrito un completísimo volumen de 185 páginas, que rememora todo lo vivido en un registro literario que su autor define como “directo y familiar”. Los conciertos, viajes y aventuras y desventuras experimentadas junto a sus compañeros desfilan por estas memorias divididas en 18 capítulos y una parte más personal titulada “Yo, mi, me, conmigo” -como la canción de Joaquín Sabina-, en la que Mateos muestra sus pensamientos más íntimos y reflexivos. Las letras de Tharna completan la visión del grupo, comentadas una a una por quien mejor puede explicarlas y situarlas en el contexto adecuado.

“Los Sueños Perdidos” tiene además el enorme aliciente de incorporar un CD que incluye su único LP, el single previo y cuatro versiones grabadas en 2017 en las que también ha participado Iñaki León en los Estudios Tritón. Se trata de una autoedición que está disponible en varios comercios de Ceuta, pero que también se puede conseguir desde el Facebook del propio músico.

Ojalá cunda el ejemplo y otros músicos como Alberto Mateos se animen a relatar sus vivencias, ya que son pocas las ocasiones en que las “pequeñas grandes” bandas de nuestro Rock tienen la oportunidad de contar sus luces y sombras a quienes aún echamos de menos aquella emoción de los pioneros…

Leo Cebrián Sanz