Se le ha preguntado a Max Cavalera (SOULFLY, SEPULTURA, CAVALERA CONSPIRACY) cómo se sintió tras abandonar Sepultura en 1996 después de haber lanzado uno de sus discos de más éxito, ‘Roots’, a lo que el cantante y guitarrista ha contestado:

“Los primeros tres meses estuve totalmente deprimido. No quería hacer música nunca más. Así de decepcionado estaba con todo. Toda la vida trabajando por un objetivo para quedarte hasta sin grupo. Me sentí desolado y sin esperanza. Pero poco a poco la gente me hizo volver al partido. Una noche cené en casa de Ozzy (Osbourne) y él me animó, me dijo que todo dependía de mí. Por supuesto, Gloria (su esposa y mánager) también lo hizo. Di el paso y compuse dos canciones –‘Eye for an eye’ y ‘No’-, le mostré la demo a Monte Conner de ‘Roadrunner’, le encantó y, a partir de entonces, ya no miré más atrás.”

Respecto al primer disco de Soulfly, que fue el único que consiguió el “oro” en EE. UU., dice:

“Creo que ese disco tocó la fibra sensible de todos los metaleros del mundo. Cualquiera con el que hable, le encantó ese trabajo; es increíble. Y eso que lo hice en un estado extraño, sin esperanza, sin importarme lo que saliera, no daba una mierda por nada. Era como: ‘Este soy yo, acéptame o mándame a la mierda, me da igual’. Para mi sorpresa, a todo el mundo le encantó; todavía hoy es uno de los discos favoritos de mi carrera para la gente. Es muy difícil hacer otro así, no creo que me salga, porque no creo que vuelva a la situación en que me encontraba… ¡gracias a Dios!, porque no fue nada divertido, lo compuse desde la pura miseria. Y es que creo que el buen arte sale del sufrimiento.”

  • Soulfly está dando los últimos toques a su próximo CD que, probablemente, saldrá en verano. El último redondo editado por el grupo fue ‘Archangel’, en 2015.

Foto de los años setenta con los padres de los hermanos Cavalera, Igor (a la izquierda) y Max a la derecha. El bebé es su hermana menor, Kira.