Nikki Sixx, bajista de Mötley Crüe, ha hablado sobre volver a ser padre a los 60 años, a pesar de haberse hecho la vasectomía hace más de una década. Sixx está esperando una nueva hija. Su esposa, Courtney Bingham, con la que se casó en 2014, está embarazada de cinco meses.

-“Una vez estuve casado con alguien llamado Satanás, y me dije: ‘No voy a vivir el resto de mi vida en los juzgados peleando por la manutención de mis hijos, así que no quiero que me vuelva a suceder.”

Añade: “Quería evitar tener más hijos y no volver a viajar con una bolsa de pañales.”

Pero la idea cambió cuando conoció a Courtney, según confiesa, aunque: “Pensé que a estas alturas era raro ser padre, aunque yo no tuve un padre y siempre me encantó serlo. Es algo que siempre me ha picado. Además, mis hijos son ya mayores y tengo una gran relación con ellos.”

Sixx ha hecho público que, dado que tiene hecha la vasectomía hubo que sacarle el esperma y luego se utilizó la inseminación artificial con su esposa: “Sencillamente tuvieron que sacarme el esperma directamente de los testículos, y no es algo divertido. Que te abran los testículos es como estar en Motley Crue en 1987, je, je…, la misma sensación. Pero, bueno, ahora Courtney está embarazada y estamos muy emocionados.

  • Más sobre la paternidad y vida sentimental de Nikki Sixx en este artículo:

 

Nikki Sixx será padre de nuevo… ¡a los 60 años!

 

  • Respecto a lo musical, Nikki Sixx ha confesado que, a pesar de todas las peleas y diferencias, conoce desde hace casi cuarenta años a sus compañeros de grupo y que hay un lazo que es imposible romper. Por tanto, no cierra la puerta a grabar algo más con ellos si algo grande sucediese, como ser incluidos en el ‘Salón de la fama’, por ejemplo. Tras registrar cuatro temas para la B.S.O. de la película ‘The dirt’, dice que las relaciones entre ‘los Crüe’ están en un buen momento, pero que, de verdad, entre ellos no han hablado acerca de grabar más canciones. Recordemos que antes de iniciar la gira mundial de despedida, los cuatro de Mötley Crüe firmaron un documento en el que se comprometían a no girar nunca más bajo este nombre.