Los daños colaterales de polémicas como las que han rodeado este año a Lágrimas de Sangre o Masa, uno de los dos componentes de Sons of Aguirre, comienzan a extenderse al entorno de los protagonistas. La última víctima ha sido Diego Varela -artísticamente conocido como Msias-, que recientemente ha firmado una colaboración para el primer disco oficial de Sons of Aguirre -titulado “Azul/Rojo”-, en el que también ha participado la banda Scila. Tanto el monologuista, humorista y DJ como el dúo rapero sufrieron un boicot directo por parte de un colectivo feminista no identificado en la última edición del festival Alterna Rock, celebrado el pasado fin de semana en la localidad albaceteña de El Bonillo. La protesta también alcanzó a Scila, que en esta ocasión compartió escenario con SOA.

En el vídeo para YouTube que ha hecho público Msias se habla claro de lo ocurrido, aunque por supuesto siempre desde el punto de vista del afectado directo. Su testimonio, por cierto, aclara muchas de las cuestiones relativas al caso “Sons of Aguirre”. Podríamos entrar en el morbo de publicar los escritos que fácilmente se pueden localizar en Twitter de quien afirma haber sido víctima de Masa y su particular forma de entender el sexo, pero valoramos que los comunicados no sean anónimos o bajo seudónimo. Varela da la cara de una forma ejemplar, se esté o no de acuerdo con su punto de vista:

En cuanto a Sons of Aguirre, su única posición oficial al respecto ha sido hecha pública mediante su cuenta de Twitter, en la que manifiestan literalmente lo siguiente: “Como algunos sabéis, en nuestro concierto hubo una protesta, al igual que pasó por la mañana con Msias. Donde no pudo acabar su actuación, os dejamos nuestra reflexión de todo esto”.

Por otra parte, hace algunos días se produjo la fulminante expulsión del grupo valenciano de Reggae Rock VaDeBo de uno de sus vocalistas, Pau Vayà, acusado por una fan de un comportamiento poco edificante para quien milita en una banda que se define contraria al machismo. En aquel caso fue una amiga del cantante la que denunció en las redes sociales el proceso de seducción forzada a la que le sometió al artista en el domicilio de éste.

Tras un proceso de intermediación entre el acusado y su presunta víctima en el que Vayà reconoció parte de los hechos, VaBeBo optó por una resolución hasta ahora inédita en este tipo de conflictos. En una nota oficial, los músicos se mostraron muy firmes y resolutivos a la hora de aplicar sus propias medidas de corrección a la hora de atajar este tipo de comportamientos: “Condenamos este tipo de agresiones y no vamos a tolerarlas en nuestros entornos. Por eso hemos decidido echar a Pau [Vayà] del grupo. Damos todo nuestro apoyo a la agredida”.

Leo Cebrián Sanz