Lo sentimos (o quizás no). En esta casa somos muy de Pilar Rubio. No nos gusta nada su marido, no se crean, pero cada vez que la presentadora habla de música es para reivindicar sus raíces rockeras. Lo ha vuelto a demostrar en las últimas semanas, cuando se le ha preguntado una y mil veces por el acontecimiento social de la temporada: su boda con el futbolista Sergio Ramos. El enlace llega tras varios años de convivencia y una familia numerosa creada por la pareja, que en materia de ocio artístico parece haber encontrado un punto de equilibrio entre los gustos musicales eléctricos de ella y los más folclóricos y andaluces de él.

Durante estos días está siendo muy divertido escuchar a los cronistas sociales escandalizarse por la playlist que Pilar ha ideado para animar la velada posterior a su banquete nupcial. Algunos periodistas de “lo rosa” recuerdan el largo tiempo que la entonces modelo pasó como pareja de Molly, cantante de Hamlet, subrayando su fidelidad a un estilo musical tan concreto. El “bodorrio” en cuestión se celebrará el próximo 15 de junio en Sevilla y ya ha comenzado a ser revestido del preámbulo mediático tan afín a la pareja. Su presencia hace unos días en el programa de televisión “El hormiguero” es sólo el aperitivo que se avecina, así que mejor que no nos pille desprevenidos.

No nos resistimos a reproducir algunas de las preguntas (y sus correspondientes respuestas), que Javier Blánquez planteó a la presentadora en agosto de 2018 en el periódico “El Mundo”. Para quienes consideran a Pilar Rubio poco menos que una ‘Barbie’ sin criterio, que atiendan a sus contestaciones cuando se le inquiere por la Wikipedia del Metal. El artículo comienza así: “Pilar se viene arriba cuando habla de sus dos pasiones: el Rock (“Nunca me preguntan sobre eso”, se queja) y sus tres hijos con Sergio Ramos”. A continuación hemos seleccionado las declaraciones de la madrileña más relacionadas con su verdadera pasión, que no es la moda ni el fútbol, sino la música. Máximo respeto para quien cita a Sangre Azul como el origen de sus gustos rockeros…

¿Tiene algún lugar favorito? ¿El sudeste asiático, el Caribe…?

¡No soy tan exótica! Me gusta Los Ángeles, voy una vez al año para comprar discos, ir a conciertos en el Whisky a Go Go y cenar en el Rainbow. Y_si quiero playa, tengo Venice Beach al lado.

 

¿Fue al Mad Cool?

No. Habría ido a Iron Maiden, que coincidía en fechas, pero tampoco pude. Se ve que fue apoteósico.

 

En “El Hormiguero” coincide con muchos famosos. ¿Tiene algún arrebato mitómano?

Llevo tratando con famosos desde “Sé Lo Que Hicisteis”, y no es algo que me asombre. Lo que sí echo de menos es que por la tele de aquí pasen personajes que me emocionen de verdad, como un Mick Jagger o los miembros de Kiss…

 

¿Le gusta que se le describa como it-girl o influencer?

Es mi trabajo, y no siempre coincide con mis gustos. He escuchado cosas absurdas del tipo ‘ahora te vistes de otra manera’, pero si voy a un evento, me tengo que vestir de manera acorde. No soy it-girl, tengo un blog de moda, como podría tener un blog de Rock. Lo que pasa es que para eso ya no tengo tiempo.

 

¿Cómo comenzó su afición por el rock duro?

Me cambió la vida ver “Tocata” en TVE, cuando tenía once años. Salieron Sangre Azul y le pedí a mi padre que me comprara un vídeo para grabar los programas, y me aficioné al Glam y al Hard Rock. De adolescente fui muy Punk, y luego llegó un momento en que me aficioné a la Psicodelia. Pink Floyd es como el sushi: la primera vez no lo entiendes, y luego ya no puedes renunciar.

 

Entre los discos tiene un vinilo de Anthrax. ¿Le va lo más veloz?

Siempre hay momentos para Slayer, Metallica o Anthrax. Lo que no me gusta son bandas como Ministry, porque me provocan taquicardias. Es como estar en una discoteca.

 

¿Y el Black Metal? ¿Ese rollo tan ruidoso y satánico?

Escuché mucho a Venom y Carpathian Forest. He tenido amigos fans del Black, pero esas voces tan guturales no las aguanto. Lo máximo que tolero es Napalm Death.

 

¿Qué música le pone al bebé? ¿Mozart, que es lo típico?

Al mediano le gustan Queen y Deep Purple. Ahora ya le pongo Ramones y Motörhead. Y al bebé, Mozart. Hay una emisora online en la que suena todo el rato y le relaja”.

Leo Cebrián Sanz