LosMejoresRock.com, como altavoz autorizado de la Asociación Ciudad del Rock y las Artes (ANCRA), inicia un recorrido por las salas y garitos que colaboran con dicha asociación. A lo largo de la geografía estatal, ANCRA está consiguiendo negociar con salas donde la relación musico y gerente resulte lo más cordial posible. La entidad gestiona con todos los implicados para que la balanza quede igual de equilibrada. Para hacerlo posible, la propia asociación se encarga de organizar los conciertos a cambio de un mínimo porcentaje.

Salas como la que voy a reseñar son un ejemplo de cómo hay que hacer las cosas a la hora de organizar y colaborar con las bandas. En este caso no se trata sólo de un escenario digno de trabajo. Hay mucho más, ya que la pareja que regenta la Krater tiene detrás una historia de lucha por la vida. Los inicios de este templo del Metal fueron paradójicos, como veremos a continuación.

 

Puertollano, un lugar de la Mancha del que sí quiero acordarme

Esta localidad manchega de más de 48.000 habitantes tuvo un pasado reciente, en el que durante años sus vecinos y familias pudieron crecer económicamente y buscar una calidad de vida decente al calor de la fuerte implantación empresarial en la localidad. Unos montaban sus propios negocios, mientras otros apoyaban a los hijos para emprender. Pero eran otros tiempos. Actualmente, todo eso ya no se da con tanta facilidad como antaño.

Ellos también vivieron esa bonanza… y esta es su historia. Podían ser una pareja más como las que todos conocemos de amigos o conocidos, pero no es el caso. Para empezar, David y Mary son dos personas que viven y sienten el Heavy Metal con el corazón. Eso les hace diferentes, y día a día lo demuestran como dueños de una de las mejores salas de Rock de este país, un local donde se respira Metal por los cuatro costados.

 

David, el pintor, y Mary, su mujer. Los duros cimientos de la Krater Rock City

La vida a veces nos enseña la cara más oscura. Una cara a la que hay que hacer frente sí o sí y luchar porque la luz vuelva a lucir en tu vida. David era pintor de profesión. Trabajo no le faltaba, debido a ese buen momento que el municipio vivía a nivel laboral. Por su parte, Mary ejercía como supervisora higiénico-sanitario del tatuaje y el arte corporal. La vida les sonreía, ya que además compartían su vida con su pequeño retoño.

La mala fortuna quiso que a este pintor y padre trabajador, luchador y enamorado de su mujer, le diagnosticaran de repente un linfoma, un tipo de cáncer que afecta al sistema inmunitario. Cómo es lógico, la vida cambió drásticamente para esta familia. Su rutina pasó de la jornada laboral a días interminables en el hospital. Todo ello restaba tiempo para poder disfrutar y jugar con su hijo recién nacido. La quimioterapia era muy agresiva y las horas interminables en el sofá, mientras intentaba recuperarse, hacían que David pasara mucho tiempo sin poder dedicarse a otros menesteres.

Luchando por su vida y ya sin trabajo, David se mantuvo incansable hasta que ocho meses después recibió por fin una gran noticia: había ganado al cáncer. Sin embargo, en aquel momento la situación de la familia estaba al borde del desamparo. Tenían que volver a coger las riendas de su vida y, sin empleo, tres bocas que alimentar convertían la encrucijada en algo muy crítico.

Ante tan grave situación, la ayuda económica de un familiar materno de David facilitó la proyección de un negocio. Fue el pistoletazo de salida para que esta familia, aun aturdida, levantase cabeza y forjara lo que serían los cimientos de la Krater. Tras varias ideas desechadas, miedos e incertidumbres superadas, esta pareja luchadora decidió que su negocio sería una sala de conciertos llamada Krater Rock City. Un local que era y es único en la comarca, con decoración personalizada y un ambiente muy especial. Valores como el respeto y la comunidad se perciben nada más entrar en esta sala, donde el trato con David y Mary te hace sentirte como en casa.

La idea de estos dos metaleros era echar por tierra esos topicazos que durante años nos han perseguido a los rockeros: “Heavy igual a drogas, suciedad y lacra de la sociedad”. Pero el paso del tiempo ha demostrado que el encorbatado y trajeado con olor a Varón Dandy es el más drogadicto y sinvergüenza que te puedas echar a la cara. ¡Cuidado!, que os veo venir. Por si alguien se siente ofendido, me refiero sólo a algunos. Hoy en día los/las rockeros/as contamos con más educación y estudios y sabemos comportarnos de una manera más correcta y formal que muchos trajeados, a quienes lo único que les interesa es consumir y aparentar que viven bien. La masa borreguil de esta sociedad apoya más al trajeado, aunque sea un corrupto, que a un tío con pelo largo o estética de rockero. ¡Dicho queda!

 

Un auténtico museo personal desde agosto de 2015

Después de tres fases de obras, por fin se dio forma a lo que es en la actualidad la Krater Rock City: trescientos metros cuadrados de puro Rock y Heavy Metal. La inauguración del día 13 de agosto de 2015 tuvo una gran acogida por parte de la población que vio crecer a esta pareja de rockeros. Quizás fue una manera de apoyarles por el pasado tan difícil que supieron “capear” gracias a la medicina, pero principalmente gracias a su fuerza de voluntad.

La Krater es un auténtico museo personal, personalizado de manera muy elegante. Sólo alguien que sea fanático de nuestra música es capaz de hacer algo así. Como dice Mary, muchas de las “tontás” que hay en las paredes las ha realizado ella. Pese a su modestia, hay que ver con qué gusto están realizadas.

Parte de la decoración de esta sala que Mary explica a sus más allegados con la mayor de las modestias está formada por una pirografía de la barra del Eddie, un cuadro de una calavera con un espejo roto, un marco de AC/DC, velas talladas y cuadros pintados a mano, como también lo es la forma de una guitarra tallada de madera. Ten en cuenta que estarás vigilado por un Eddie de tres metros ubicado en la cabina del DJ, inspirado en la portada del disco ‘Fear of The Dark’ de Iron Maiden. Seguro que te cautiva, ya que se trata de una pieza muy original y llamativa. Justo enfrente del Eddie hay una enorme representación de ‘Painkiller’, de los Judas Priest, como si ambas portadas se vigilaran mutuamente.

Llama la atención también una batería boca abajo colgada del techo -sí, has leído bien… ¡¡una batería en el techo de la sala!!-. Está claro que la Krater Rock City es más el museo de una pareja de rockeros que un local de copas. Independientemente de que haya concierto o no, puedes coger tu cerveza y pasarte un buen rato mirando fotos. ¡Ojo, son fotos originales firmadas por los músicos que han pasado por esta sala!

 

Un escenario modesto y ambiente familiar

La ampliación de la sala, que inicialmente contaba con 90 metros cuadrados, fue por motivos bien concretos. La idea de David y Mary era acercar a esta localidad manchega a músicos y grupos de alto nivel en el mundo del Rock y Heavy Metal, tanto nacional como internacional. Un dato fundamental es que Puertollano está a una hora de Madrid en tren.

Al fondo de la Krater se puede ver un escenario de cinco metros de largo por cuatro de ancho y una altura total de tres metros. Un modesto pero efectivo rider lo acompaña. Cualquier grupo puede disponer de él, dado que David se encarga de organizar toda la logística que las bandas precisan y de la que con frecuencia no disponen. Todo ello, más un camerino de 7,70 metros de largo x 1,75 de ancho con sofá, mesa y nevera, convierten esta sala en un local perfecto para la música en vivo.

 

Espectacular elenco de artistas

Fue nuestro gran guitarrista José Rubio quien inauguró el escenario de la Krater. El elenco de artistas que están pasando por esta sala llama mucho la atención. A continuación detallo algunas de las bandas y solistas que se han subido a su escenario. Creo que ningún nombre necesita presentación, ya que todos ellos forman parte de una primera línea nacional e internacional: LionHeart, de Dennis Stratton -ex Iron Maiden-, Pacho Brea, Jaded Heart, Burning Witches, Secret Rule, David Reece, Edu Falaschi -vocalista de Angra junto a Aquiles Priester, último batería de los WASP-, Jorge Salán, Wizard, Grimner, los italianos Evelking, Último Gobierno, Scape Land, Jolly Joker, Cenizas del Edén, Bella Bestia e incluso Niko del Hierro impartiendo una Masterclass organizada por PuertoRock -asociación musical de Puertollano, que en su momento inició una serie de actividades relacionadas con diferentes campos de la música, como la técnica, los instrumentos, el equipo y la programación-.

No hay que olvidarse de las formaciones teloneras o emergentes que también han pasado por la Krater Rock City, como por ejemplo Othar, Soul Dealer, Alterevo, Gonoreas, Knights of Blood, Invisible, Another You, Acid Tree, Dirty Rules, Unnamed, Everlasting u Hora Límite. Los grupos locales o de la zona también han tenido y tienen su oportunidad de poder tocar en este templo, como en el caso de Boomker, Evil Impulse, Miners, Copyright, El Chico Amperio o la Fever Band.

 

David y sus nervios

Nuestra visita a la Krater coincidió con la actuación esa misma noche de tres suecas bajo el nombre de VA Rocks, que consiguieron poner patas arriba este templo. La verdad es que fue una grata sorpresa lo de esta banda. Rock and Roll acelerado y, sobre todo, con muy buena actitud. Notable “bolo” el de esta formación, que dio un buen repaso al único disco que tienen en el mercado. Este hecho no fue impedimento alguno para que disfrutara la más que aceptable afluencia de público.

Mary y David me atendieron como siempre que piso su sala…, con un trato exquisito y como si fuese uno más de la familia. Como todavía quedaban unas horas para la actuación de las suecas, procedimos a preparar todo para la entrevista.

Antes de continuar, pongo en conocimiento unas palabras que al día siguiente subió a las redes Javier Rojo, compañero en Metaltrip y promotor en Kivents, la agencia de management encargada de la gira de las suecas VA Rocks. Un ataque de sinceridad, al que yo personalmente me apunto y que apoyo desde la primera a la última sílaba del escrito:

“David simboliza y representa a todos esos dueñ@s de salas, bares, clubs… que conocemos en la carretera y que se dejan su esfuerzo para que la magia de la música siga viva, concierto a concierto, día a día, y que tod@s debemos valorar con nuestra asistencia a los conciertos. Es cierto, también se equivocan como lo hacemos todos, pero si no apoyamos a est@s valientes, la música se muere. Luego nos quejaremos del sonido, precios, colas… de todo eso que siempre leemos de los que van a un macroconcierto al año”.

El caso es que nos encontramos a un David nervioso, ya que cuando hay concierto os puedo asegurar que este hombre se deja la piel. El dueño de la Krater está en todo, para que no haya ningún problema y esa noche cualquiera que se acerque a su sala se lo pase bien. ¡¡Y encima el añadido de la entrevista, por lo que teníamos a un David fuera de sitio!! Menos mal que a su lado siempre se encuentra Mary, que es quien le pone las pilas.

Mientras preparaba todo, David me comentó una anécdota propia de los nervios que suele experimentar cuando prepara cada concierto. Las carcajadas por parte del que suscribe sonaron en toda la Krater durante un buen rato. Resulta que le llamaron al móvil un día desde la Cadena SER, con la intención de hacerle una entrevista. David se encontraba en pleno preparativo del concierto de esa noche, en la que una banda de renombre descargaría todo su potencial.

Cadena Ser: “Hola, David. Somos de la Cadena SER. Mira, que queremos hacerte una entrevista”.

David: “¿Entrevista, cómo que entrevista? Ahora no puedo, tío. Joder, que no tengo técnico, que me hace falta un técnico de sonido. Pero me hace falta ya”.

Cadena Ser: “Vale, vale, David. Perdonen ustedes, pero es lo que tiene el directo. Vale, David. Muchas gracias. He de recordarte que estamos en directo”.

Anécdotas, situaciones que muchos no vemos y, sobre todo, la relación con músicos, tanto nacionales como internacionales. Todo esto y más forma parte de la entrevista que adjuntamos a continuación. En ella Mary y David se sueltan y desahogan, para que sepamos realmente cómo es gestionar una sala de estas características. Un ejemplo vivo de superación por parte de esta pareja, que desea fervientemente seguir dando vida al mundo del Rock y el Heavy Metal y, por supuesto, a Puertollano, su localidad.

 

 

Gracias, David y Mary, por deleitarnos con esos conciertos de nuestras bandas y músicos preferidos. Y sobre todo, por ser como sois, muy grandes.

Calle Benéfica, 10. 13.500. Puertollano (Ciudad Real).

José Ramon Nieto “Kema Púas”
“Escuchar música te hace ser mejor persona y te limpia el alma. Y si es Rock, mejor”.