También en el Thrash Metal hay grupos con un one-hit wonder. Este concepto, que se aplica a aquellos artistas del Pop que sólo son conocidos por un sólo éxito, se podría aplicaren cierto modo a SDI, cuyo celebérrimo ‘Megamosh’ les ha colocado en una curiosa posición de prestigio subterráneo. Estos alemanes de la región de la Baja Sajonia tuvieron su momento de gloria en los años ochenta, cuando enlazaron varios discos ideales para despejar la resaca: ‘Satans Defloration Incorporated’ (1986), ‘Sign of the Wicked’ (1988) y ‘Mistreated’ (1989).

El sentido del humor y las ganas de cachondeo limitaron el eco de esta formación de apreciable Speed Metal, fundada por los germanos Reinhard Kruse (voz y bajo), Rainer Rage (guitarras) y Ralf Maunert (batería). Permanecieron inactivos desde 1993, pero el pasado año publicaron su ‘Ballrun Demo’ y un curso más vuelven a la carretera para compartir con sus viejos y nuevos seguidores el romanticismo de ‘I wanna fuck you’ o “las-cosas-claras-y-el-chocolate-espeso” de ‘Violence’. Actualmente los titulares de la guitarra y batería son respectivamente Daniel Ha y Christopher Olbrich, que entraron en sustitución de los miembros originales tras figurar éstos en la primera etapa del regreso de SDI entre 2014 y 2017 -fuente: Metal Archives-.

Habrá quien les considere la segunda división del Speed germano, pero poco importan las cifras de ventas y repercusión mediática cuando ese maduro irredento que es Kruse resiste el paso del tiempo y aún es capaz de  ofrecer un entretenimiento tan saludable como el de sus últimos conciertos por Europa junto a sus antiguos o nuevos compañeros.

Su ‘Megamoshiberian Tour 2018’ les lleva esta semana y la próxima hasta la portuguesa ciudad de Oporto (jueves 4), Salamanca (viernes 5), Madrid (sábado, 6), Lleida (domingo 7), Valencia (lunes 8), Barcelona (martes 9) y Palencia (miércoles 10).

En la capital actúan en la sala Silikona Junto a dos bandas nacionales: los catalanes Reaktion -que les acompañan en todo su periplo por la “piel de toro”-  y los madrileños Prader. Buena fiesta se avecina de la mano de la comunidad thrasher del Foro, una de las más felizmente intransigentes y ariscas cuando lo que tienen delante no es lo que se les había prometido. ¡SDI, SDI…, directos al Hell’s Kitchen Fest II!

Leo Cebrián Sanz