Sharon Osbourne, esposa y representante de Ozzy Osbourne, que tiene la doble nacionalidad: estadounidense y británica, conoció a Donald Trump cuando trabajó con él en el programa de televisión “The celebrity apprentice”, en el que un grupo de famosos -o ‘famosillos’- luchaban por ser los que más conseguían dinero para causas benéficas. En este espacio también participó Bret Michaels, cantante de Poison.

Durante una aparición en el programa de entrevistas “Larry King now”, el legendario presentador le ha preguntado por su visión del actual Gobierno de EE. UU. y Sharon ha reconocido que se levantó con miedo el día en que se anunció la victoria de Trump: “No me siento muy segura de las personas que actualmente tienen el control del país. Cada día me levanto preocupada por lo que va a suceder en el mundo. ¿A quién insultará hoy Trump?, me pregunto. ¿Se molestará alguien con él hoy y se liará?”

Respecto a las acusaciones de alguna actriz porno y otras mujeres que dicen haber mantenido relaciones con Trump, la señora Osbourne comenta: “La única perjudicada es la mujer del presidente, Melania. Ella es la que debe molestarse, nosotros no; ella es la que vive con él, no nosotros.”

  • Sharon dijo el año pasado que nunca pensó en que ganaría Trump, ni por un minuto. Creyó que lo que buscaba el actual presidente era ganar más fama mundial para beneficiar a sus negocios, pero que no llegaría a vencer.
  • En declaraciones anteriores, la mánager de Ozzy había dicho, por un lado, que Donald Trump siempre había sido muy amable con ella; por otro, que lo consideraba un ‘loco’, ‘narcisista’ y que con ese temperamento ‘rápido y fogoso’ era un peligro que tuviera acceso al botón nuclear. Antes de las elecciones también espetó que le aterrorizaría que llegara a ser presidente.