Nos encanta el nombre de esta banda -“Shock tras el colapso” es su traducción al castellano- con polos geográficos en Madrid, Alicante y Ávila. Efectivamente, lo que hace Shock After Collapse es convulsionar al oyente en un torrente salvaje de Metal gutural y agresivo con desarrollos progresivos y experimentales. El impulso del proyecto parte en 2013 del guitarrista Rob Marco (ex-The Traveller), quien buscaba continuar con la labor emprendida por la banda Nahemah. A él se unió Blai Cloquell, batería de referentes como Ktulu o Def Con Dos.

Otros nombres propios son los de su vocalista Zyrus (Distance, Hedphelym, Violent Eve y Kaothic -junto a Alberto Marín, de Hamlet-), su bajista Jimmi Cuenca -de nuevo Hedphelym- y el guitarrista Pedro Durán (Uve, Ego y The Traveller). Éste también fue productor y arreglista de su homónimo debut, en el que por cierto Marco también aportó su trabajo adicional con la voz, el bajo y los teclados. Ellos y los ya citados suman varias experiencias previas y proyectos paralelos.

Su primer disco data de 2015 e incluyó ocho temas: ‘Soldier’, ‘Dust’, ‘Cult’, ‘Wall of death’, ‘Virus’ (videosingle inicial), ‘Collapse’, ‘Universe (Feat. Achokarlos) y ‘Far from here’. Títulos escuetos para golpes directos al estómago. Lo presentaron en la capital en mayo del siguiente año, con un repertorio que también ha podido ser escuchado en Cartagena (Murcia) y el Kanekas Metal Fest en Cangas de Morrazo (Pontevedra). Aquellos 35 minutos de intensa sesión contenían sonoridades propias del Groove Metal, el Sludge, el Metal Industrial, el Death Metal, el Nu-Metal y hasta el Hardcore y la música electrónica. Pura batidora de decibélico torbellino en constantes subidas y bajadas de intensidad y desfogue, sin que nunca falten la violencia sonora y cierto gusto por la melodía liberadora.

La actualidad de Shock After Collapse apunta a once nuevas canciones, “que mostrarán el eclecticismo de la banda y su contundencia. Como siempre, las letras van cargadas de temáticas mitológicas, ciencia -ficción, ateísticas, etc.”.

Leo Cebrián Sanz