Susan Holmes McKagan, esposa de Duff Mckagan, bajista de Guns N’ Roses, publicará su primera novela, “The velvet rose”, el 16 de abril. 

Sobre el libro, la mujer de McKagan ha dicho: “Tiene como protagonista a una mujer fuerte y con personalidad. Es satírica y de ritmo rápido. Creo que la gente se enamorará especialmente de los personajes y se sentirá como si los conociera después de leer el libro. También explora el hecho de descubrir el propio camino y defender ese aspecto para encontrar tus sueños. Dicho de otro modo: Si te gustan los libros que te llevan a viajes de ensueño, con un romance de Rock ‘n’ Roll junto a aventuras con mucha clase y una hilaridad que puede ser indignante, ¡entonces lo adorarás!”

La novela tiene algo de autobiográfica pues se desarrolla en los años noventa cuando una modelo y también pintora de éxito conoce a un roquero que milita en el grupo que está en lo más alto. Hay fama, adicción, infidelidad… pero la mujer, fuerte de carácter, tiene el coraje de perseguir sus sueños pase lo que pase.

Susan Holmes McKagan ya es una escritora reconocida, pues sus columnas aparecen regularmente en la portada de The Huffington Post y PopWrapped, y ha hecho múltiples entrevistas a personajes destacados en todos los terrenos, desde artistas a científicos.

En su carrera como modelo internacional ha aparecido en portadas para Vogue, Glamour, Cosmopolitan, Marie Claire, W, Playboy y Maxim, por nombrar algunas. Susan ha desfilado en las pasarelas de París, Milán, Nueva York… para diseñadores tan prestigiosos como Chanel, Versace, Prada, Calvin Klein, Valentino, Marc Jacobs, YSL, Armani y más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La señora, muy completa, también diseña los modelos de su propia marca de ropa de baño ecológica: Susan Holmes Swimwear.

 

Duff y Susan llevan casados casi veinte años -su vigésimo aniversario será el próximo 28 de agosto-, tienen dos hijas (Grace, de 21 años, y Mae Marie, de 18) y suelen vivir en la costa oeste estadounidense repartiéndose entre sus casas de Seattle, Los Ángeles y San Diego, siempre que no estén en aviones.