Ted Nugent ha criticado con dureza a los adolescentes activistas de Parkland -Florida-, lugar en el que ocurrió el último tiroteo en un instituto (escuela de segundo grado) y en el que murieron diecisiete personas, alegando que “es evidente que estos jóvenes no tienen alma”.

El músico de 69 años, que pertenece a la Asociación Nacional del Rifle, los llamó “pobres niños con el cerebro blando”, después de que los estudiantes que sobrevivieron al tiroteo organizaran una serie de marchas por todo Estados Unidos para reclamar leyes diferentes respecto al control y ventas de armas.

Dijo además Nugent: “El embrutecimiento de Estados Unidos se manifiesta en la poca cultura que hay en nuestras escuelas, que están enseñando a los niños y adolescentes estas mentiras sobre armas que, además, los medios estimulan y alientan. Realmente me dan pena porque no son sólo ignorantes y peligrosamente estúpidos, sino que no tienen alma. Atacar a las familias que son respetuosas con las leyes de EE. UU. cuando estos asesinos, conocidos y predecibles, cometen estos horrores, es digno de gente despiadada y sin alma. Es duro decirlo y me duele, pero no la tienen estos chavales. Están influenciados por la propaganda antiarmas y es triste.”

Emma González (en la foto), una de las organizadoras de las marchas, dijo el otro día que los políticos aceptaban “dinero manchando de sangre” de parte de la NRA (Asociación Nacional del Rifle).

Respecto a esto, Ted ha dicho: “El nivel de ignorancia va más allá de la estupidez. La ‘Asociación Nacional del Rifle’ es un grupo de familias estadounidenses que tiene voz para defender nuestro derecho, otorgado por Dios y garantizado por la Constitución, de tener y portar armas. No tenemos sangre en nuestras manos. Ningún miembro de la NRA ha estado alguna vez involucrado en cualquier tiroteo masivo; de hecho, la NRA es la única organización que ha enseñado la seguridad que dan las armas de fuego en las escuelas, para que se aplique la ley y para fines militares, también para organizaciones infantiles y familiares en todo el país durante cien años. Esta persona (se refiere a González) es una pobre y patética mentirosa.”

Para rematar, Nugent ha añadido: “No nos queda otra que sentir lástima por estos mentirosos. Hay que ir contra ellos y rezar para aplastar todas esas mentiras, así como silenciar a los que las dicen, para de ese modo poder poner en práctica medidas reales que salven las vidas de los adolescentes.”