Es importante que un grupo como Tierra Santa haya grabado un disco en directo durante la decimotercera edición del Gillman Fest. Este evento se celebra desde hace años en Venezuela y supone, guste o no a quienes aman o detestan a su organizador, uno de los eventos más importantes del Metal latinoamericano. El pionero rockero local Paul Gillman, reconvertido con absoluta convicción personal en un activista político del chavismo, es quien impulsa este multitudinario evento, en el que siempre brilla la presencia de alguna banda internacional.

Esta vez el honor correspondió a la formación riojana, que el pasado sábado 24 de marzo compartió el escenario del Poliedro de Caracas con el propio Gillman y varios grupos del país. Cabe recordar que este mismo lugar de la capital fue el histórico auditorio donde actuó Obús en 1984, por lo que esta primera actuación del quinteto en la patria de Bolívar se merecía un disco como el que nos ocupa.  El acontecimiento gozó además de la gratuidad del acceso, lo que no quita para que la entidad responsable, la Fundación Corazón Rockero, hiciera un excelente trabajo previo de promoción y coordinación logística.

Tierra Santa contó con todo el tiempo que quiso para plasmar lo mejor de su repertorio, como lo demuestra el carácter doble del álbum. Desde la inicial “Quinto elemento” hasta la despedida con “La canción del pirata” son 22 las canciones finales que interpretan para su público caraqueño. Las tomas en directo han sido mezcladas por Javier Sanmartín en el estudio Sonido XXI, donde ha logrado un razonable punto de equilibrio entre la naturaleza emocional del directo y la calidad de su audio final.

El reparto de los temas según discos fue el siguiente: “Legendario” -1999- (ídem y “El bastón del diablo”), “Tierras de Leyenda” -2000- (ídem y “La canción del pirata” y “La momia”), “Sangre de Reyes” -2001- (ídem y “Juana de Arco”, “Pegaso” y “La sombra de la bestia”), “Indomable” -2003- (ídem, “Alas de fuego” y “Azote de Dios”), “Apocalipsis” -2004- (ídem y “Nerón”), “Mejor Morir de Pie” -2006- (“Otelo”), “Caminos de Fuego” -2010- (“La leyenda del holandés errante”) y “Quinto Elemento” -su última producción, que data de 2017- (ídem, “Caín”, “Donde moran los malditos”, “Fuego en el paraíso”, “Moby Dick” y “Revolución”).

Como curiosidad, los componentes de la delegación española fueron recibidos durante su estancia venezolana por el mismísimo presidente Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores. Lo hicieron de la mano de su anfitrión Paul Gillman y su llegada a la residencia del primer mandatario de la nación fue transmitida en directo por la televisión nacional más afín al oficialismo.

Leo Cebrián Sanz