Adrià Salas, principal vocalista del grupo de fusión y mestizaje La Pegatina, uno de los más populares incluso para el público rockero habitual de festivales como el Viñarock, es el autor de la canción que representará a España en la próxima edición del festival de Eurovisión. “La venda” es la típica composición festiva que tanto caracteriza a la banda catalana y será defendida por Miki, uno de los concursantes de la última edición del programa “Operación Triunfo”.

La elección de la canción se realizó por votación popular telefónica durante la gala celebrada ayer domingo, transmitida en directo por TVE en horario de máxima audiencia. El propio Adrià estuvo presente en la misma junto al joven “triunfito” que la interpretará en la gala que se celebrará en Tel Aviv (Israel) el próximo sábado 18 de mayo.

De las diez candidatas, la mejor valorada fue refrendada por un 34% de los votos, mientras que sus competidoras más directas se quedaron en un 22% (Muérdeme”, de María) y 14% (“Nadie se salva”, interpretada a dúo por Natalia y el propio Miki). Julia Medina, conocida por el público rockero por sus numerosas colaboraciones con Saurom, quedó en el octavo puesto con apenas un 3% para su tema “Qué quieres que haga”.

“La venda” fue celebrada por uno de los miembros del jurado profesional como una segura “canción del verano”, aunque no deja de ser uno más de los irresistibles himnos de La Pegatina. El tema fue presentado con el acompañamiento de un grupo de chicas que portaban guitarra, tambor, acordeón y un par de instrumentos de viento, en una coreografía que inevitablemente recordaba a los compañeros de formación de Adrià.

Deseamos a la cara más conocida de La Pegatina mucha suerte para la cita continental, pero también para el aluvión de críticas que le van a llover durante los próximos días. Recordemos que algunos de los participantes de “Operación Triunfo” manifestaron su desagrado porque el festival televisivo tuviera lugar en Israel, al considerar que dicho país debería ser boicoteado por su política de represión sobre el pueblo palestino.

Y aunque La Pegatina nunca se ha significado como grupo político (recordemos la letra de una de sus canciones: “No quiero mentiras, yo quiero verdades, no quiero política en las fiestas populares”), el hecho de que una de las composiciones de Salas vaya a representar a España no pasará desapercibido para quienes quieran atacar al autor catalán desde postulados independentistas o soberanistas.

Leo Cebrián Sanz