Continúa la avalancha de grupos de Metalcore… o en este caso de autodeclarado Post-Hardcore, que pugnan por el favor del público. Desconocíamos el dato que suministra su nota de prensa y que indica que el vocalista de Waiting for Sunset participó en su día en el concurso “La Voz”. Para quienes siguen el formato en su edición convencional, fue Jesús Martí quien se batió el cobre metálico en la quinta entrega del concurso, que se emitió hace un par de años.

La banda de origen almeriense lleva diez años en el ring y de hecho su primera demo se publicó en 2010 bajo el título de ‘In my Head’ Esta etapa inicial vino acompañada de su disco de debut y con él se presentaron en un buen número de ciudades y provincias: Almería (capital y Huercal-Overa), Málaga, Granada -junto a Skunk DF-, Baza (Jaén), Algeciras (Cádiz, tanto en acústico como eléctrico), Castellón (Villa-Real), Barcelona, Zaragoza e incluso Gibraltar. También acompañaron a Vita Imana en un calendario coordinado de tres capitales andaluzas: las ya citadas Málaga y Granada, a las que añadieron su hasta el momento inexplorada Sevilla.

Entre 2012 y 2014 la situación en las filas de Waiting for Sunset se tornó un tanto confusa, con varias entradas y salidas de componentes. El nuevo colectivo grabó el tema ‘The fear’ y posteriormente ‘Brotherhood’, mientras se perfilaba la que sería ya su formación actual: Jesús Martí (voces y bajo), Gotche Crespo (voces), Nacho Muñoz (guitarra) y Mario Nieto (batería).

 

A comienzos de 2016 se concreta en Sevilla su regreso a los escenarios e inician una gira que también incluye Almería, Murcia, Valencia y Madrid. Más adelante llegarían Córdoba, Granada, la jienense Baza (en acústico) y un par de fechas en la capital y provincia de Almería, su segunda casa -con epicentro en la sala Madchester Club-. Hasta mediados de 2018 continuaron engrasando la máquina en salas de Madrid, Málaga, Sevilla, Granada y Gibraltar, por lo que Waiting for Sunset se rodó lo necesario para encarar la grabación de su disco actual con absolutas garantías. Este 2019 han vuelto a repetir plazas -salvo Sevilla-, pero su brega en directo no ha hecho más que empezar y pronto llegarán otros destinos geográficos.

La fórmula elegida por Waiting for Sunset es la mezcla de melodía y agresividad, gracias en gran parte a la combinación y/o alternancia de dos voces, una limpia y la otra gutural. Las guitarras cortan cuellos con sus mástiles y la base rítmica “suena que atruena”, en recordada expresión radiofónica de El Pirata. Las descargas melódicas o momentos de introspección e intimidad les equiparan de igual a igual con referentes del estilo a escala internacional, dado que acreditan un sonido propio de gran producción.

El primer disco de WFS fue ‘A Reason to Be Found’ y lo editó en 2011 el sello austriaco Noisehead Records. Lo grabaron de hecho en el país centroeuropeo, aunque su impacto mediático fue significativamente inferior al que ya están obteniendo con la que parece su apuesta definitiva. Su última producción, ‘Hope of Fire’, cuenta con el apoyo de Maldito Records.

Leo Cebrián Sanz