Reconozco que para mí Zanussi era hasta ahora únicamente el nombre de una marca de electrodomésticos que patrocinó al Real Madrid durante los años 80 -concretamente entre 1982 y 1985-. Pero no, Zanussi es también una banda valenciana de Power Violence o, dicho en unos términos más generalistas, de una enloquecida mezcla de Hardcore, Grindcore y Crust de tintes políticos y anarquistas.

Gracias a la tienda madrileña de vinilos La Negra pude conocer su última producción, un libro de 122 páginas en tamaño de octavilla, en el que muestran toda la actividad desarrollada durante sus cuatro lustros de vida. “20 Años de Ruido y 29 Canciones Desesperadas” es el título de este monográfico que se ha editado en una tirada limitada de 307 copias. Cruda Realidad & Flexi Libros son los sellos de autogestión y distribución que se han encargado de ponerlo en la calle.

Esta primera edición, que vio la luz en 2017, incluye todas las letras de Zanussi y lo hace de un modo bien curioso: empezando por la última y terminando por la primera. La mayor parte de ellas se acompaña de un texto alusivo, una explicación sobre su contenido y/o una reflexión sobre su mensaje implícito. Todas ellas forman parte de una discografía que se aglutina en torno a varios discos: el EP “Ninguna Amenaza Es Eterna” (1999), sendos splits o discos compartidos con sus colegas de E-150 (“Dejemos El Pesimismo Para Tiempos Mejores” -cinco temas en 2001-) y LFAA (seis en 2006), y “Canciones Para OtrXs…”, que ofrece cuatro composiciones inéditas, una de ellas una versión de Orxata.

Las breves anti-partituras de Zanussi han sido interpretadas en el circuito de música alternativa de los centros sociales, como demuestra la profusión de cartelería que figura en “20 Años de Ruido…”. Han estado presentes en todo tipo de conciertos políticos afines a la causa libertaria y antiautoritaria. El libro incluye también fotos de estudio y directo, imágenes de sus vinilos y hasta alguna breve aportación literaria. En definitiva, un ejemplo más de la grandeza y dignidad a las que perfectamente puede aspirar el concepto ‘DIY (Do It Yourself).

Leo Cebrián Sanz