De acuerdo con una nueva investigación publicada, los fanáticos del Heavy Metal son cinco veces más propensos a autolesionarse o intentar suicidarse.

Investigadores de las Universidades de Manchester y Liverpool realizaron una revisión de doce artículos publicados en el British Journal Of Clinical Psychology y descubrieron que los grupos que pertenecen a subculturas alternativas tienen un riesgo mucho mayor de lastimarse a sí mismos.

Dice el estudio: “La creencia de que las subculturas alternativas pueden tener un mayor riesgo de autolesión y suicidio es considerada por algunos como un mito”, dijo Peter Taylor, un psicólogo clínico de la Universidad de Manchester. “Pero todos los documentos que hemos revisado sugieren que estas personas están realmente en mayor peligro. Sin embargo, esta investigación requiere una interpretación dentro de un contexto más amplio de preocupación pública sobre subculturas alternativas y su impacto en la salud mental de los jóvenes”.

Agregó: “No estamos diciendo que los médicos deberían preocuparse por todos los que usen una camiseta de Metallica, pero si hay otros signos que apuntan a que estas personas tienden a autolesionarse, entonces hay que tener cuidado. Muchas personas se integran en estos grupos (subculturas musicales) porque sienten que no encajan en la sociedad y se enfrentan a muchas vulnerabilidades. Pero también puede haber victimización asociada al pertenecer a estas subculturas”.

Los estudios se centraron en el género Heavy Metal y también en otros como Alternativo, Punk, Rock Clásico… Los resultados indicaron que hubo pequeñas asociaciones positivas entre los seguidores del Heavy Metal y una mayor tendencia a la autolesión. Los porcentajes más altos de pensamientos suicidas se dieron entre los heavymetaleros ​(31% – 74%) en comparación con los que no siguen esta música (14% – 35%).

Sin embargo, Mairead Hughes, de la Universidad de Liverpool, dejó claro: “No hay suficiente evidencia para decir por qué las personas que pertenecen a estas subculturas están en mayor riesgo. Los jóvenes que han enfrentado más adversidades pueden ser más propensos a formar parte de una subcultura, pero esto no parece explicar completamente el aumento del riesgo. El estrés asociado con ser diferente y pertenecer a un grupo minoritario también puede explicar parte del riesgo”.