Tras los CDs ya comentados de los catalanes Nexis y Viuda Negra, cerramos la última trilogía de material desconocido de grupos de los años ochenta editados por los sellos Gadir Records y Héroes de Culto con el lanzamiento del álbum “Tiempos de Crom: 1986-1988”, que han publicado en colaboración con Metal Crusaders. El título corresponde al nombre inicial de la formación que más tarde se convertiría en Walhalla, una de las grandes referencias del Metal cordobés.

Estos Crom que nada tienen que ver con los vallisoletanos del disco ‘Steel For An Age’ nacieron en 1985 bajo la denominación de Satán, pero fue con su segundo alias con el que un año después registraron una maqueta de cuatro temas: “Luzbel”, “El ocaso de los dioses”, “Vivir o morir” y “Rey de reyes”. De esta primera etapa se ha recuperado asimismo para la ocasión una toma de directo con las composiciones “Ángel caído”, “Estrella de Israel” y “Jaque al rey”.

Ya como Walhalla, en 1987 llegó una nueva demo, también sin título concreto. El quinteto había comenzado a interpretar en inglés, aunque aún combinó su repertorio con un tema en castellano. Las letras y músicas protagonistas fueron ‘They’ve been born to fight’, ‘War of steel’, ‘Brake metal’ y “El cielo puede esperar”. En ese sentido fueron unos precursores del cambio de idioma, ya que la máxima de cantar “en la lengua del Rock” no se asentaría hasta años después en buena parte del panorama Indie y metalero nacional. Su música estaba evolucionado hacia el Speed y el Thrash, como demuestran las tres grabaciones en directo incluidas: ‘Soul in the jungle’, ‘Excalibur’ y ‘Speed to hell’.

El habitual cuadernillo bilingüe de 12 páginas e imágenes de archivo da buena cuenta de todo aquello que sucedió a Crom y Walhalla en su aventura artística, mientras que dedica un intenso trabajo de investigación informativa a repasar la posterior trayectoria de sus cinco integrantes. Como ya sucediera con Kartzarot, el interés de los sellos implicados ha propiciado un reciente concierto en la propia Córdoba de los viejos compañeros de fatigas musicales, que han querido así celebrar que tantos años después por fin hayan visto a la luz sus canciones inéditas.

Como afirman los homenajeados en un texto de agradecimiento: “Ésta es nuestra historia. Una historia hecha a base de sudor, esfuerzo y lucha sin cuartel. Algunos abandonaron, otros seguimos dándolo todo por esta música que amamos, que es el Heavy Metal… sin más etiquetas ni artificios. Eso se lo dejamos para los entendidos”.

Leo Cebrián Sanz