TOPO + MIGUEL OÑATE, por Jon Marin

La banda de Miguel Oñate y Topo actuarán el 11 de junio en la madrileña sala La Tacita de Plata (Av/ Entrevías, esq. C/ Calero Pita, 3). La cita promete, atrae, agita nuestra memoria rockera y nos crea un cosquilleo en el estómago. El mismo que siento cuando me acerco a Miguel Oñate, José L. Jiménez y Lele Laina.

 

Comienzan aclarándome que no es la primera vez que comparten escenario ambos grupos.

M: Hace ahora, casi justamente, un año que compartimos escenario en el LeñaRock 2010, que se celebró en Gargantilla del Lozoya. Hemos retomado este cartel con la intención de hacer más fechas juntos.

J: Siempre ha existido una buena relación y cuando surge la ocasión de tocar juntos, lo hacemos y es un placer.

 

Me estáis anunciando entonces una futura gira conjunta. ¿Cómo ha surgido la unión?

M: Yo he trabajado con Forum, la empresa de sonido de José Luis, desde hace años, alquilando equipo tanto para mí como para otros grupos. José Luis y Lele están en mi primer disco, “Muy Personal”, poniendo sus magníficas voces y coros, y yo he sido invitado por ellos a cantar, en repetidas ocasiones, en los directos de Topo. Es decir, la relación viene de mucho tiempo.

T: Miguel nos llamó, nos pareció bien la idea de compartir escenario, y ahí estamos.

 

¿Creéis que tenéis un público común?

J: Entendemos que sí, venimos de las mismas raíces y compartimos gustos similares en esta larga carrera.

M: Yo creo que sí, teniendo en cuenta que ambos pertenecemos a la misma familia de músicos. Sí, tenemos un público común pero, eso también, un público muy especial.

 

¿Qué podemos esperar de este próximo concierto? ¿Habrá sorpresas?

M: He dicho que tenemos un público especial, y el lugar donde se dará este concierto, La Tacita de Plata, es también muy especial; un lugar que pretende ser un centro cultural y de reunión que, personalmente, echo de menos en los últimos años… Es posible que cerremos tocando una canción las dos bandas juntas, pero, en cualquier caso, este concierto también será especial.

Recordamos que esta unión ya se dio en enero en la sala Heineken.

T: Fue una actuación memorable presentando nuestro nuevo disco. Además de a Miguel, invitamos a Carlos de Castro y a Cacho Casal porque nos apetecía dar un toque especial a la ocasión. Ha quedado plasmado en un DVD que saldrá próximamente.

 

Tras una larga trayectoria como la vuestra, ¿seguís confiando en el público rockero, es más adicto a asistir a conciertos ahora o lo era más en décadas anteriores?

M: Vivimos momentos muy críticos. Pero, tras una larga trayectoria como la nuestra, en lo que seguimos confiando, sobre todo, es en nosotros mismos. Y, por supuesto, en la respuesta positiva y entrañable de un público minoritario pero extenso, de un público reducido pero grande, de un público fiel del que nos llega su lealtad y su amor. En definitiva, un público muy especial.

J: Desde la llegada de Internet, esto está cambiando a velocidad de vértigo y no tiene comparación con épocas anteriores. Nosotros estamos funcionando y hay mucho interés creado alrededor de la banda, sobre todo a partir de la presentación del nuevo disco. Antes también funcionaba, pero todo era más lento, también más intenso. De cualquier forma, antes y ahora sigue siendo nuestra forma de vida.

 

¿Se os ocurre una frase lapidaria que anime a los lectores de L+M a no perderse este concierto?

M: Seguimos especialmente vivos y os lo demostraremos.

T: Prohibido mirar atrás (Que es el título de su último disco).

 

La charla -una pena- tenía que ser breve, así que les apuro para que me den el remate a estos párrafos.

J: Algo que siempre gritamos en nuestros conciertos: ¡Viva la música en vivo!

M: Visto para sentencia.

 

“Especial” es la palabra en la que Oñate ha insistido, la cita promete serlo y no faltaremos a La Tacita de Plata.