Asha, el proyecto siempre liderado por el buen guitarrista Kike G. Caamaño, celebra su 30° aniversario y ha editado un CD recopilatorio conmemorativo.

Nos cuenta Kike:

“Asha ha cumplido treinta años de existencia. Para este aniversario se han ido editando varios video-lyrics de diversas canciones del grupo que abarcan desde finales de los ochenta hasta hoy. También se ha lanzado una cerveza artesanal propia: “Asha 30th Anniversary Beer”, la cual ya está agotada, por lo que aprovechamos para dar las gracias a todos aquellos que la han adquirido. Y finalmente aquí os presentamos el nuevo CD recopilatorio denominado “30th anniversary” que contiene diecinueve canciones remezcladas especialmente para la ocasión y con la peculiaridad de que la mayoría de los temas han sido elegidos por los fans en una encuesta que se realizó a finales del año pasado. Esta primera edición ve la luz, en principio, en formato digital con el disco en wav, con el libreto y letras en exclusiva tanto en inglés como traducidas al castellano. Se podrá acceder a su descarga por sólo 3 euros escribiendo un correo a la distribuidora: epcrecords@hotmail.com. ¡Gracias por vuestro apoyo!”

 

  • Ya que estamos de aniversario y recuerdos, retomamos la crítica de uno de los trabajos de Asha (“Euphoria project”), que fue publicada en nuestra revista impresa en julio de 2010:

Kike G. Caamaño es uno de los pocos guitarristas nacionales que juegan en la primera división y si no es más conocido por el público en general, es sólo porque reside en la provincia de Málaga y está alejado de todo el famoseo y la farándula del rockerío capitalino y porque no lleva su propuesta de estudio al directo.

Su trayectoria es envidiable: más de veinte años con su proyecto personal, Asha, y numerosos discos que le han llevado a recoger premios tanto nacionales como internacionales.

En esta ocasión, en 2010, Asha se reduce a la labor de dos músicos: Jacob Poulsen (el cantante danés de Concrete Tree) y él mismo, que ha compuesto los seis temas de ‘Euphoria project’ y ha grabado guitarras, bajo y batería.

Abre tu mente, tus orejas y tus ideales y ya puedes meter el CD en el reproductor. Kike ha decidido poner etiqueta a lo que contiene: Math Prog. Pero ¿cómo se explica con palabras lo que escuchamos? Difícil tarea. Aquí hay Rock Progresivo, estudiado y maduro, cuidado al extremo, reminiscencias del Rock sinfónico, una guitarra metálica, rockera y que lleva a donde quiere, Jazz imaginativo, anarquía, melodía… En fin, una locura que también es delicia.

Kike pasea su guitarra por donde quiere, desde la templanza hace que arda, le da máxima velocidad, hace que despegue y vuele… Si eres músico, le sacarás muchísimo jugo a todo el trabajo, te embaucará. Pero también el oyente de a pie debe escuchar temas como ‘Indalo man’ o ‘The believer’, despacito, poco a poco, dándole una y otra vuelta, y descubriendo cosas nuevas en cada escucha. Recuerda que los temas están cantados (con excelencia, por cierto) y que en ningún momento te parecerán lo que solemos llamar ladrillos.

Una obra sublime y acabada con una profesionalidad envidiable.