La película sobre la vida y milagros -y algún pecadillo- de Freddie Mercury y su grupo Queen, “Bohemian Rhapsody” ha alcanzado un éxito que pocos podían imaginar: Cuatro estatuillas del Óscar y colocarse entre las cien películas más taquilleras de la historia del cine, además de otros logros.

Desde que se estrenó, todos habréis observado que el vecino del quinto, la señora que vende las verduras y hasta vuestra propia madre, que nunca mostraron un mínimo interés por el Rock And Roll, se han destapado como seguidores incondicionales y de toda la vida (“desde que yo era joven”) de Queen.

Pero hay otros datos más serios que han afectado felizmente a los miembros vivos de la banda británica:

Las escuchas en línea de la música de Queen casi se cuatriplicaron tras el lanzamiento de la cinta de cine; las cifras son mareantes, de millones. Las compras de canciones en internet –on line– en el mismo periodo pasaron de 527.000 a 1.900.000 (en letra, casi dos millones). La venta de discos físicos pasó de 184.000 copias a 1.100.000. Se estima que el grupo ha ganado en el semestre siguiente al estreno de “Bohemian rapsody” casi 18 millones de dólares, mientras que en los seis meses anteriores a la premier, Brian May y compañía habían ingresado 4 millones y medio.

Un día antes del lanzamiento de la película, la canción “Bohemian rhapsody” estaba en el puesto 87 de la lista Billboard; pasada una semana ya ocupaba el n° 15. También regresó por tercera ocasión a la lista de Billboard llamada “Hot 100”. La primera vez fue en su lanzamiento original (año 1975) y la segunda en 1992 cuando formó parte de la B.S.O. de la película “El mundo de Wayne” (“Wayne’s world”).

La peli de Queen ha destronado a “Straight outta compton” (sobre N.W.A., la banda de Arabian Prince, DJ Yella, Dr. Dre, Eazy-E, Ice Cube y MC Ren) como el filme biográfico musical de mayor recaudación de todos los tiempos, con más de 900 millones de dólares ganados en todo el mundo; doscientos millones sólo en los Estados Unidos.

  • El guitarrista Brian May dijo hace poco que, a pesar del éxito en taquilla, los músicos no han recibido ganancias con la obra cinematográfica porque hay mucha gente desde más arriba de la escalera que va recibiendo su parte antes.