“L” es la letra que titula el segundo disco de Kartzarot, la banda vasca renacida del olvido tras su sorprendente recuperación en 2013 por parte del sello Iberia Metálica. La exhumación de sus dos maquetas de los años 1993 y 1994 propició el regreso del grueso de la formación original, que con algún componente nuevo comenzó a recuperar el tiempo perdido durante su parón de casi dos décadas. El “subidón” de los veteranos se contagió a la banda al completo y juntos compusieron siete nuevas canciones para ‘Arima ez da Galtzen’, publicado en 2015 bajo su propia marca.

Y si bien en sus inicios habían comenzado alternando el castellano y el euskera, en esta segunda etapa de Kartzarot la opción por su lengua vernácula ha sido total. Eso no les ha impedido tocar en Madrid y otros territorios proclives al buen Heavy Metal de incontestables como Su Ta Gar. La sonoridad de la lengua vasca casa a las mil maravillas con la potencia de las guitarras y he aquí otra nueva e irrefutable demostración.

Y ya que están lanzados a mantener una carrera de jóvenes “cincuentones” -porque seguro que la “L” viene de ahí, del significado numérico de la letra romana-, el quinteto sigue en la pelea y presenta su tercera referencia, segunda pues con composiciones del siglo XXI. Una de ellas se titula “Lezama”, el municipio de la comarca del Gran Bilbao del que proceden. Otra es ‘Train’, su mezcla de tres idiomas con la que despiden el mini-álbum.

Los músicos de Kartzarot que cumplen medio siglo son el vocalista Asier Vicario y los guitarristas Javier Gallego y Roberto Mellid, a los que hoy en día acompañan el bajista Sergio Robredo y el batería Jorge Cobelo. La cuadrilla bilbaína se ha puesto en manos de uno de los productores de moda en el norte de la península: Pedro J. Monge, que como es habitual ha trabajado en sus propios Chromaticity Studios. Otros nombres propios implicados en la grabación han sido los de Jon Lekunberri (didgeridoo) y Gaizka Peñafiel (trikitixa), encargados como vemos de sendos instrumentos ajenos a la ortodoxia rockera.

Los chicos de Kartzarot, además de incluirnos en los agradecimientos (¡gracias, eskerrik asko!), han puesto letra, música y la pertinente traducción al castellano en el libreto a un total de siete canciones, cifra a la que parecen abonados en cuanto a la renovación de su repertorio.

Leo Cebrián Sanz