Hace unos días se produjo la muerte de Carromato, uno de los personajes más conocidos del colectivo Heavy nacional. José Ibáñez ha vivido sus 52 años de edad con la dignidad y la superación como actitud y bandera, sin que sus problemas de salud limitaran en ningún momento su pasión por la música y las ganas de implicarse en la defensa de lo que él consideraba una forma de vida.

La imagen de Carromato en su silla de ruedas se convirtió en icónica para el ambiente rockero de Granada, donde formaba parte activa de la escena local. Su parálisis cerebral, producida por un error médico, no fue un obstáculo para dar salida a su iniciativa de emprendedor; fue promotor, regentó algunos bares en su ciudad y hasta presentó varios conciertos. El apoyo de músicos como Nacho Ruiz -antiguo componente de Silver Fist- le permitió hacer realidad uno de sus sueños y en 2008 se publicó un disco con su apelativo, Carromato, del que incluso se rodó un videoclip.

En el número dos del fanzine Sequía Mortal, su amigo Alfonso, del Rainbow Metal Pub, relataba las vicisitudes del Carrorock, un festival en honor del luchador personaje al que rendía tributo: “Carrorock es un festival muy especial para homenajear a una persona que considero un ejemplo de lucha constante y superación. Además, es alguien muy ligado al bar y de hecho fue uno de los socios fundadores. Todo un guerrero del Metal, a quien queremos reconocer como tal en este festival.

Poco antes de que surgiera la idea de este festival, José (Carromato) y yo estábamos trabajando ya para hacer un festival en Granada. Hablamos con bandas e instituciones para intentar volver a traer a Granada los tiempos de gloria de aquellos Atarfes y Piornos en los que grandes bandas se dejaban ver por la ciudad, pero entonces vino el gran chasco. José fue operado de un cáncer de garganta y perdió la facultad de hablar. No obstante, seguimos en el empeño de hacer posible este festival y, a pesar del revés sufrido, íbamos de un lado para otro buscando la forma de realizarlo.

De repente, un día que había quedado con él para ir al Ayuntamiento, no apareció. Me puse en contacto con su familia y me dieron una terrible noticia. Lo habían ingresado de nuevo y le habían detectado un cáncer, pero esta vez no había posibilidad de tratamiento ni operación. La noticia me cayó como un mazo. La sensación de verle así era muy desoladora para quienes lo conocemos desde hace casi 30 años.

Enseguida me invadió la necesidad de crear un festival con su nombre, en honor a él y con bandas que a él le gustaban, como Muro, Azrael o María del Mal, para que pudiese disfrutarlo a tope. Es ahí donde J.M. Salas, bajista de Azrael, que también es amigo de Carromato, José (Paprazzi) y yo nos pusimos manos a la obra para hacer posible Carrorock. Por él y para él. Es por esto que se trata de un festival especial, emotivo y en el que estamos trabajando para que haya un montón de sorpresas y para que Carromato pueda percibir y recibir el cariño de toda la comunidad metalera, como así está siendo, y es que todo el mundo se está volcando en esta causa. La idea es que perdure en el tiempo y no caiga en el olvido y hacer de Carrorock un festival anual y que represente la figura de José y sea su voz, para que nunca se apague”.

Desde LosMejoresRock.com, todo nuestro apoyo a los seres queridos de Carromato y a la siempre interesante Granada metalera, un auténtico bastión del Heavy en territorios tan poco dados a valorar este tipo de música en su justa medida.

Otro andaluz insigne que deja su legado artístico y personal a la cultura autóctona es Benito Moreno, un cantautor sevillano con una relación indirecta con el Rock, pero que forma parte de la generación artística más brillante de la cultura alternativa en la capital andaluza. El autor de “Ra, ra, ra”, que se popularizó como sintonía del programa deportivo “El larguero”, de la Cadena SER, falleció el pasado 10 de mayo tras una carrera muy ecléctica, en la que también destacó por su vocación pictórica y su periplo académico como profesor en Francia. Musicó al poeta Gustavo Adolfo Bécquer en unas sevillanas iconoclastas e hizo poesía social en forma de canciones muy ingeniosas y bellas, que defendían la España rural y popular o bien ayudaban a construir el incipiente andalucismo de la recién nacida democracia.

Benito Moreno colaboró de forma regular con el productor Gonzalo García-Pelayo y también con la formación completa de Triana en uno de sus discos, “Romance del Lute y otras canciones”, editado en el año 1975. Precisamente su hermano Máximo Moreno fue portadista de los tres primeros discos del grupo emblemático del Rock andaluz, un estilo al que también aportó lo suyo su también hermano Josele, componente de Los Payos y muy conocido en su día por su faceta de humorista.

Leo Cebrián Sanz