Demos la bienvenida a uno más de esos proyectos personales cargados de autonomía creativa e indiscutible carácter independiente.  Otros como El Kanka debieron empezar de una manera similar… y miren hasta dónde se puede llegar con una dirección artística genuina y diferenciadora. Este (de momento) misterioso alias de Fatídico esconde a un cantautor de lo rockero con espíritu de Punk.

Además de interpretar sus canciones en directo, Fatídico ha grabado ya cuatro de ellas en un EP de presentación titulado “El Bisonte Nihilista”. Son las tituladas “¡Nervios” (según su autor, “habla de las relaciones violentas, de cuando uno pierde el control de sí mismo. Explica cómo el calentamiento interno va en aumento, y las correspondientes consecuencias de ello”), “Ósculos” (“una bossa nova homenaje al sexo en general, ese elemento que tanto placer ha proporcionado a los seres humanos”), “Chicos de provincia en la capital” (“narra las historias de los provincianos que venimos a vivir a Madrid. Los periféricos nos lo pasamos como niños en un parque de atracciones cuando nos juntamos”) y “El viejo Frankie” (“un reggae sarcástico que con una sonoridad feliz y alegre nos cuenta la triste historia de un hombre que se empeñó en no ser feliz. Un hombre que ha caído tan bajo que se ha comprado un chalet en las fosas de las Marianas con vistas a la casa de Bob Esponja, un hombre en una continua caída en ridículo. Esta canción no pretende ser una caricatura del protagonista. El objetivo de la rola es avisar de que todo el mundo puede llegar a verse en la oscuridad de la depresión”.

Como acabamos de comprobar, este autodenominado “cantautor forzado en formato electrónico” explica con mucha gracia sus cosas, así que habrá que seguirle la pista.  Según ilustra el propio Fatídico con vehemencia y sentido del humor, sus letras “están enraizadas en lo salvaje, en lo visceral, y son profundamente empíricas”.

Leo Cebrián Sanz