Hay en Madrid algunos personajes icónicos de lo urbano y rockero que dan personalidad y encanto subterráneo a la ciudad. No hablamos ya de los hermanos heavies de la Gran Vía, tan famosos que con toda seguridad pasarán a la historia de la calle más importante de la capital, sino de tipos singulares como el músico ecuatoriano conocido como Luis Guitarras.

Llevamos años viéndole tocar las seis cuerdas en las estaciones del Metro de Madrid, con una imagen propia de rock-star y una tremenda actitud de entrega y pasión cada vez que repite un riff de Héroes del Silencio, Kiss o Led Zeppelin. Luis es un artista de los pies a la cabeza, que se desenvuelve con simpatía con aquellos que se paran a escuchar sus versiones de grandes canciones de la historia del Rock.

Siempre oculta su mirada tras unas gafas ahumadas, este guitarrista de escuela clásica es todo un enigma público, aunque por su perfil en Facebook sabemos de su pasado como integrante de la banda ecuatoriana Calvario, de su ciudad natal Quito. Luis Gonzalo Cabezas Morales trabaja sobre todo en las estaciones del centro y sur de la red metropolitana, ya que por poner tres ejemplos le hemos escuchado -y apoyado económicamente, por supuesto- en los vestíbulos de Sol, Alonso Martínez y Legazpi.

Luis Guitarras lleva once años en España y es parte del auténtico underground musical de Madrid, aunque al mismo tiempo su silenciosa celebridad crece día a día, a medida que músicos y aficionados coincidimos con él en nuestros distintos trayectos y transbordos. Entre sus proyectos más inmediatos está la grabación de un disco con banda de acompañamiento. Su proyecto Vía Lactea reúne a “Hermanos unidos por el arte del Rock y el Heavy del mundo libre”.

Leo Cebrián Sanz