El quinteto acaba de presentar su sexto disco y cumplen veinte años de vida. “A las puertas de Willoughby” es su nueva demostración de Hard Rock clásico interpretado en castellano, pero bien podría ser la última. Amalgama ha planteado el álbum como una despedida, lo que desde luego resulta toda una declaración de libertad y capacidad de decisión sobre su propio destino.

De producirse finalmente ese adiós a la actividad, la banda de Elche (Alicante) dejaría atrás una carrera que comenzó en octubre de 1996 y ha deparado un total de siete discos largos y un EP: “Esclavos de la ira” (1999), ‘Sui-generis’ (2001), “La seducción de lo extraño” (2003), “Desde el infierno” (2006), “Amalgama” (2009), el citado “A las puertas..” (2016) y el extended-play “Estigia” (2011).

Al frente del proyecto siempre han estado Tomás a la voz y el batería Gabriel, a quienes acompañan desde 2011 los guitarristas Falcone y Roberto y el bajista Fran. Juntos han dado vida a este legado final, del que destaca su single “Entre las ruinas”. Su profesionalidad queda demostrada con detalles como el de mantener una página web muy digna; en ella se puede encontrar un gran despliegue de información, amén de la posibilidad de comprar sus distintas referencias discográficas. Muy pocas formaciones lo hacen ya, por lo que toca aplaudir su trabajo promocional.

Amalgama siempre ha hecho de la honestidad su bandera y buena prueba de ello son sus declaraciones para la revista Poular 1 en su reciente número de enero de 2017. A la pregunta de Fernando Tanxencias sobre cómo ve el panorama rockero en España en estos momentos, muy atentos a las explosivas declaraciones de su vocalista Tomás:

“Muy bien. Hay grandes bandas, mejores músicos que nunca… The Electric Alley, Imperial Jade, Neon Delta… Me encantaría hacer una canción con Star Mafia Boy, lo sigo mucho, me gusta lo que hace. Él a la guitarra y yo a la voz, más que nada porque si me das a mí una guitarra no sabría qué hacer con ella (risas). Creo que podríamos hacer algo bueno.

Si entramos dentro del Hard Rock…, pues prácticamente no existe. Y eso que llaman Heavy Metal español, pues para mí es Camela (nota de la redacción: dúo español de tecno-rumba) con distorsión. Toda esa caterva de bandas trasnochadas, que se creen en posesión del poder del Rock… son basura, musicalmente hablando. Y alguno también en persona. No necesito decir nombres, son los que todos sabemos, los que estáis pensando. Si te has criado escuchando a Accept, Judas, Pantera… no puedes hacer eso. No tienen ni idea. Si algún día yo hago una melodía de esas, por favor, pegadme un tiro. Como compositor que me considero, me suenan todas iguales, todo muy pachanguero”.

No queda ahí la cosa, ya que el cantante incluso se atreve a dar nombres: “Amalgama está llegando a su fin y a estas alturas me da todo igual. Es sólo mi opinión, pero es que no puedo con bandas como Avalanch, Saratoga, Mago de Oz… Otros nos pondrán verdes a nosotros. Y no pasa nada. Luego si nos vemos, nos tomamos unas cervezas y tan amigos”.

Esperemos que así sea… y que los aludidos se tomen el comentario con deportividad (aunque apostamos 100 a 1 a que más bien va a ocurrir lo contrario).

Leo Cebrián Sanz