La bella expresión de Despojos de Poeta ha sido recuperada para el rock español por un cuarteto catalán admirador del grupo Gritando en Silencio, la formación sevillana que hizo popular la canción de la que toma el nombre la banda. El colectivo formado en Barcelona por Alejandro Porcel (voz y guitarra rítmica), Ibai Ramírez (guitarra solista), Marc Hermosilla (bajo y coros, aunque en los créditos del álbum figura Gerhard Eslava), y Enzo David Pla (batería) reconoce abiertamente sus influencias, lo que dice mucho de su honestidad como músicos. De hecho, poco después de presentar en 2014 una primera producción de cinco temas en forma de EP, Despojos tuvo el honor de telonear a sus idolatrados Gritando en Silencio.

Los barceloneses publicaron hace un par de meses un primer CD completo titulado “Siempre queda el alma”, en el que contaron con la producción de Arturo Torres y Balta Hurtado, músicos de La Desbandada, y con la masterización de Pablo Martínez, de Desakato. Despojos de Poeta también ha compartido escenario con sus colegas de Mala Reputación, los madrileños Sonotones y la citada Desbandada. Como vemos, nombres propios muy concretos y bastante relacionados entre sí en su identificación con cierto tipo de Rock acelerado y melódico, casi Hardcore comercial en ocasiones, que por momentos roza el Punk y cuyas letras beben mucho de ese Rock poético en castellano que ya camina por su segunda generación y relectura del género.

El trabajo de Despojos de Poeta desde 2011, cuando ni siquiera superaban la mayoría de edad y ya acreditaban la grabación de varias maquetas, ha encontrado por fin su fruto en forma de un disco de excelente producción, que ya han presentado en Madrid, Barcelona, Hostalets de Balenyá (BCN), Santander y Tarragona. Su “Latiendo Tour” continuará  en 2017, ojalá que en algún festival importante que les permita dar a conocer su vitalista propuesta al público más joven, que encajaría como un guante con su estilo directo y punzante. Su tarjeta de presentación ha sido el single “Latir”, del que ofrecemos su audio oficial.

Leo Cebrián Sanz