En estos tiempos turbios en los que la libertad de expresión es cada vez más pequeña, la marginalidad se vuelve opción. El sonido se distorsiona volviéndose “ruido” y la proclama se limita, volviéndose “ilegal” si no cumple con los requisitos impuestos.

Y de aquí tenemos a Ruido Ilegal, joven formación de Tarrragona que presenta su primer disco, ‘Que se oiga tu voz’, con ocho cortes musicales concisos, directos, llenos de ritmos de Rock, Punk, Ska y Reggae.

No es casualidad que el título de este disco rememore a Ska-P con su ‘Que corra la voz’, ya que el sonido de esta formación deja notar su influencia en guitarras, ritmos y letras.

En el trabajo se disfrutan temas de ánimo combativo invitando a la acción y al movimiento, como ‘Ruido sospechoso’ y ‘La última danza’ (con colaboración de Dema, del grupo Talco). Hay una canción de denuncia internacional dedicada a la África saqueada y demolida por los intereses económicos; también encontramos nostalgia y cultura en ‘Generación del 27’, dedicada al ansia de cambio que fue truncado violentamente. En ‘Navegando por tierra’ se da paso a la introspección personal, para volver a la crítica en ‘Instinto animal’, ‘Somos más fuertes’ y ‘Fugas de cerebros’ (en estas dos últimas colabora Elisa C. Martín con voces).

Un disco joven, vibrante y cargado de buenas notas.

Ricardo Bayón