Fue lo primero que escuchamos en España de rock interpretado en quechua y la conmoción fue importante. Los peruanos Uchpa entraron por la puerta grande de la diversidad rockera y cultural con este disco en directo editado en 2005. Con él descubrimos a una banda ya veterana, creada en 1991 en Ayacucho (Ocabamba – Apurimac), ciudad donde además grabaron sus dos primeros discos: ‘Wayrapin qaparichkan’ (Gritando en el viento, 1991) y ‘Qawka kawsay’ (Viviendo en paz, 1995). Los responsables iniciales del proyecto fueron Freddy Ortiz e Igor Montoya. Sus primeros compañeros fueron todos ayacuchanos, a excepción del vocalista Fredy, originario de Andahuaylas. Aquella primera formación fue la compuesta por los dos ya citados, Tampa, Koki, Mr. Blues y Jaime Pacheco.

Comenzaron tocando versiones de Nirvana, siempre en quechua, y posteriormente experimentaron con el rock and roll clásico de los años 60 y 70. La primera quiebra de la alineación titular se produce cuando Igor se traslada de residencia y Fredy emigra a Lima para trabajar en el servicio social como efectivo policial. En la capital peruana difundió las maquetas grabadas en los ensayos y pronto armó un nuevo combo con el mismo nombre, pero diferentes integrantes: Marcos Maizel en guitarra principal, Juan Manuel Alvan a las guitarras rítmicas, Bram Willems en el bajo, armónica y coros, e Ivo Flores tras la batería.

Fue así como registró el tercer disco de Uchpa: ‘Qukman muskiy’ (Respiro diferente, 2000), con el que ganan el favor de la capital peruana. El quinteto se afianzó fuerte en su atrevida mezcla de rock, grunge, jazz y un militante uso del quechua. A este respecto, Maizel declaró en su día que “nosotros no rockeamos el ande, andinizamos el rock”. Marcos describía de este modo el enfoque artístico con el que su grupo había logrado prestigio y crédito hacia el huayno y el quechua en sectores urbanos del Perú y las escenas rockeras de algunos países europeos. En su opinión, la música andina y el blues comparten un bello matrimonio musical: ambos utilizan escalas pentatónicas, lo que hace propicia su fusión.

“Concierto” fue grabado en 2005 en el Centro Cultural La Noche de Barranco, en Lima (Perú). Aparte del insustituible Fredy, también se subieron al escenario Marcos Maizel a la guitarra, Julio Valladares a la rítmica, Miguel Ángel Cruz en el bajo, el batería Ivo Flores y Juan Espinoza (waqrapuku). Uchpa llevó su dimensión de directo a la gira Movistar Expo Rock, junto a otras bandas nacionales. Con ellas tocaron en diversas ciudades del país.

Como penúltima pista del disco en directo se encontraba una de sus canciones más famosas: “Chachaschay”. Se trata de un huayno originario de Chaccra, una comunidad que se encuentra entre los límites de Apurímac y Ayacucho. Es una excelente muestra de un género que por lo general se toca con arpa y violín, al tiempo que se acompaña de una voz femenina.

La melancolía serrana y la acidez del rock clásico son las dos partes de un todo musical que interpela al oyente de Uchpa. No sólo lo arraiga en sus raíces culturales -en el caso de los peruanos-, sino que también constituye una invitación a destruir posibles prejuicios sobre el quechua y la cosmovisión andina. Su humanización pasa por la danza y el baile, que son dos elementos fundamentales que lo hacen más atractivo para el oyente.

Leo Cebrián Sanz