El tributo argentino a Barón Rojo se tituló “El Barón vuela sobre Argentina” y fue editado en 2006 por iniciativa del fanzine Metallica y Hurling Metal. Al frente del proyecto estuvieron sus máximos representantes, Fabián de la Torre y Pocho Metálico, respectivamente. Estos dos grandes animadores de la escena local porteña presentaban así la grabación en los créditos interiores del álbum:

“Ellos lo llaman Rock’n’Roll, nosotros Heavy Metal… ¡qué más da! Líderes indiscutidos del Heavy Metal en castellano, los Barón Rojo marcaron terreno en una España nada fácil de principios de los ’80, forjando junto a grupos como Ángeles del Infierno, Banzai, Pánzer, Muro, Santa y algunos otros más la columna fundamental que hoy en la actualidad utilizan y disfrutan cientos o miles de exponentes de mayor o menor popularidad.

Los Barones llegaron como influencia para la escena argentina cuando ésta también se encontraha en su génesis, vislumbrándose semejanzas no sólo en sus líricas -netamente de corte social y rockeras- sino también en la puesta en escena y en lo musical, recogiendo mucho de bandas como AC/DC, Judas Priest, U.F.O. y tantas otras

En Argentina sólo llegaron a editarse a nivel masivo sus 5 primeros álbumes: “Larga vida al Rock’n’Roll”, “Volumen brutal”, “Metalmorfosis”, “Barón al rojo vivo” y “En algún lugar de la marcha”, siendo ése el motivo -para nada casual- por el cual a la hora de elegir los temas, las bandas convocadas para integrar este justo homenaje han optado en su mayoría por cortes de dichos trabajos, los cuales fueron recreados según la óptica de cada exponente aunque siempre demostrando su profundo respeto y admiración hacia un pilar de la escena pesada mundial.

Los Barón Rojo nos dieron mucho no sólo a través de su influencia, sino también viniendo a nuestro país cuando nadie lo hacía y hasta dedicándonos un tema en una de sus placas (“Buenos Aires” -nota de la redacción: instrumental de “Barón al rojo vivo”-). Este es entonces el merecido reconocimiento que le hacemos algunos de sus viejos fans junto a un puñado de bandas de primera línea en cuanto a verdadero Metal respecta. ¡Para ustedes Barones! Para todos sus seguidores en Argentina y alrededor del mundo y para todos aquellos que sienten el Metal como única ley, su única religión y forma de vida!”.

Los grupos participantes y canciones adaptadas integraron una selección de 17 pistas: Diego Valdez. Larga vida al rock and roll / Alegory. El malo / Dhak. Son como hormigas / Lorihen. No ver, no hablar, no oír / Jason. Hijos de Caín / Montreal. Con botas sucias / Malacara. Los rockeros van al infierno / Ícaro. Concierto para ellos / Le Fou. Campo de concentración / Patán. Exorcismo / Harpoon. Casi me mato / Profanos. Cuerdas de acero / Mágika. Breakthoven / Devastation. Las flores del mal / Nafak. Resistiré / No somos Ángeles. Diosa razón / Carnarium. Siempre estás allí

Dos de los temas formaban parte de su primer disco (el homónimo “Larga vida al rock and roll” y “Con botas sucias” ), hasta cinco correspondían al segundo y multiventas “Volumen brutal” (“Los rockeros van al infierno”, “Son como hormigas”, “Las flores del mal”, “Resistiré” y “Concierto para ellos”), tres al tercero -Metalmorfosis”-  (“Casi me mato”,  “Siempre estás allí”, “El malo” y “Diosa razón”), uno al disco en directo “Barón al rojo vivo” (la inédita en estudio “Campo de concentración”), dos al cuarto “En un lugar de la marcha” (“Breakthoven”, “Cuerdas de acero”, “No ver, no hablar, no oír” e “Hijos de Caín”) y, finalmente, uno sólo de “Desafío” (“Exorcismo”), en representación de la etapa ajena a la formación original.

Dos de los grandes atractivos del producto fueron su portada (un calavérico Barón que protege su garganta con una bufanda con los colores de las banderas española y argentina) y la variedad del repertorio elegido. El tercer valor añadido del recopilatorio fueron los comentarios que Fabián de la Torre escribió para contextualizar cada canción y orientar así a profanos y expertos en el cuarteto -una excelente idea que pocos se han atrevido a llevar adelante en trabajos similares-.

Como curiosidad gráfica hay que destacar la foto de la revista española Popular 1 con la que se adornaba el inlay del estuche del CD, una imagen en directo de la época del “Metalmorfosis” en la que aparecen en pleno éxtasis de concierto los miembros clásicos de Barón Rojo, a excepción de Sherpa. También era curioso ver al luego defenestrado Ángel Arias en las dos documentos donde aparecen Pocho y De la Torre.

En opinión de muchos buenos aficionados, el tributo argentino supera en mucho al “Larga vida al… Volumen brutal”, publicado por Locomotive en 2004 para mayor gloria de los dos primeros discos de los músicos madrileños. Hay que tener en cuenta que el acoplado latinoamericano es un CD con grupos de puro Heavy Metal, mientras que en el tributo español las versiones y tratamientos resultan muy heterodoxos.

Y si de Argentina y de Barón Rojo hablamos, no nos resistimos a publicar una foto de un buen colega de esta casa, que “gasta” uno de los mejores tatuajes que existen en el mundo entero de la legendaria banda del Foro. Saludos, amigo, donde quiera que estés oyendo ahora “Resistiré”.

Leo Cebrián Sanz