Mis prescriptores de cabecera me han sugerido que escuche a este grupo… y yo hago mucho caso a las recomendaciones de mis prescriptores de cabecera. Esta banda de Barcelona tiene lo suyo, por cuanto mezcla en castellano una libertad musical que resulta complicada de acotar. A mí me recuerdan un poco a Vita Imana, aunque sólo sea por el impacto de esa primera escucha que te deja exhausto y confundido respecto a lo que acabas de percibir: algoritmos de sonido brutal y caprichoso, doliente y en expansión permanente. Desde luego, Alternativo sí que es este Metal. Los guturales duelen en tu cerebro y sus cambios de ritmo te dejan al pie mismo de la locura.

Su apuesta entró en la ruleta en 2009 y apenas un año después editaron el EP “Concepto Efímero”. Lo hizo con una formación distinta a la actual y definitiva, que es la compuesta por Ariel Placenti (voz), Marco Alejandro Papiz (guitarrista y coros), Gun Sato -sucesor de Pau Ibáñez a la guitarra-, Sergio Morales (bajo) y Sebastián A. González (batería). En 2013 compitieron en el  concurso metalero BN Fest, tras lograr clasificarse para la ronda final, mientras que un año después era el propio Marco quien producía su disco “Parodia de un Silencio”, al que siguió la gira “Nos Sobra el Tiempo”.

Su última grabación se titula “En cada hogar” (2016), de la que destacó su radical posicionamiento contra la violencia en las aulas con el vídeo-single de “Todxs somos parte”. Donuts Hole es una banda muy solicitada en pequeños festivales de Metal en los que manda el riesgo y la sorpresa, por lo que no nos extraña que hayan llamado la atención de la promotora Vampire Productions, que les ha integrado en su oferta de contratación.

De cara a 2018 se han embarcado en un curioso proyecto denominado “Límites”, que consiste básicamente en la grabación de un tema por mes entre enero y marzo de este año. El quinteto va a compartir con sus seguidores todo el proceso de creación de la canción, a la que además acompañará su videoclip correspondiente.

Lo harán en eso que se llama streaming, y que en castellano aún no acertamos a traducir de una forma precisa. El caso es que lo harán, asumiendo un riesgo de “directo total” que seguro resultará interesante para sus seguidores y los curiosos que queramos asistir al experimento desde el ordenador de casa o mediante las pantallas de nuestros teléfonos y dispositivos de alcance.

Leo Cebrián Sanz