Nos gustó tanto en su momento, que hace unos días indagamos por la actualidad de su autor. Nos referimos a Pedro Gardner, el joven escritor que en 2014 sorprendió a la escena musical nacional con la publicación de su libro “Perdida en los 80”. Su apasionante novela rockera versaba sobre el viaje en el tiempo de una adolescente del año 2052, que añoraba la década dorada del Hard Rock y el Heavy Metal.

La protagonista hacía realidad su sueño de vivir en el frenesí sociopolítico y cultural del año 1981, mientras entre líneas la trama se acompañaba de una permanente banda sonora con las canciones que definieron y dieron personalidad a la época. Los títulos de sus tres primeros capítulos ya hablaban por sí solos: ‘Livin’ on a prayer’, ‘Come out and play’ y ‘Heaven’s on fire’, temas de Bon Jovi, Twisted Sister y Kiss, respectivamente.

Impactaron su portada y contraportada a los profanos y sedujo a los más leídos la voluntad del creador del texto para reivindicar la nostalgia desde un punto de vista diferente al habitual. Su relato de ciencia ficción y fantasía tenía una fuerte dosis de devoción por los iconos artísticos con los que crecimos, por lo que de inmediato Gardner nos ganó para la causa.

Su carrera en el mundo de las  letras continúa con un nuevo título de reciente aparición, “Hipocresía”, publicada por Ediciones Dreamin’. Esta vez el enfoque es mucho más realista y social, y en su desarrollo se combinan “el cine, la música y el arte dramático, y una ácida crítica a la hipocresía e interés social”.

Por desgracia, esta buena noticia se acompaña de una muy mala, cual es la apropiación indebida de la explotación comercial de “Perdida en los 80” por parte de una pandilla de facinerosos del negocio de la letra impresa, que al parecer también los hay -en el mundo de la música nos bastan y sobran, pero presumíamos más seriedad en el terreno editorial-. Todo lo ocurrido lo cuenta Pedro Gardner en la detallada nota que reproducimos a continuación. Desde Los Mejores Rock, todo nuestro apoyo en su justa campaña de autodefensa de sus derechos intelectuales. He aquí el comunicado que ha publicado en su página de Facebook:

13901605_915792548524995_7601116598494500076_n

“¡¡100% descatalogado!!

Hasta que se solucione todo, Perdida en los 80 ya no se encuentra a la venta de manera oficial hasta nuevo aviso.

Los culpables de todo este embrollo se llaman Ediciones Camelot, son de Asturias y han puesto a la venta mis dos libros sin contrato, ni acuerdo, ni consentimiento y ya estoy tomando todas las medidas legales posibles.

Semana y media después del primer aviso que les di, los libros siguen a la venta en Internet como si nada.

Aclarar, por si acaso, que Quarentena Ediciones, la distribuidora -que ya ha retirado todos sus libros que había a la venta-, se ha portado desde el primer hasta el último momento conmigo y no tiene nada que ver con esta ilegalidad que ha cometido Ediciones Camelot.

Las librerías, grandes comercios y demás puntos de venta, como es el caso de la Casa del Libro o Discos Rocknellà, no tienen nada que ver en esto y se limitan a hacer su trabajo correcta y honestamente, como es lo lógico y normal.

Todo libro que veáis a la venta en Internet y/o alguna librería a partir de hoy es ilegal por culpa de Ediciones Camelot, que los ha dado de alta por su cuenta para su propio beneficio y de manera descarada.

Los únicos puntos de venta oficiales a fecha de 21 de octubre de 2016 están en Alicante y son: Black Market Alicante – Rock shop, El Camarote Heavy-Rock y Ateneo Cómics.

Edito: puede que también quede alguno en Vkaos y Telón de Acero, de Madrid.

Esto lo cuento en Estados Unidos u otro país y se parten la caja. Como diría una canción de Obús, ‘Spain is different’.

Fin de la cita”.

Leo Cebrián Sanz