Un clásico de la cultura popular española fue la fórmula del clásico enfrentamiento futbolístico entre “famosas” contra “folclóricas”, “toreros” contra “famosos” o la recurrente de “solteros” contra “casados”, con todas las variantes y combinaciones posibles que uno se pueda imaginar. Ya en los ochenta fueron los rockeros quienes midieron sus facultades deportivas en liza con los periodistas especializados de radio y prensa. Estos encuentros siempre resultaban entretenidos para los protagonistas y divertidos para el público.

El pasado sábado 10 de junio se volvió a repetir la experiencia, esta vez a cuenta de un evento denominado Imperdible_02. Según sus promotores, se trata del “mayor festival sobre innovación y fútbol de España”. Durante dos días se pudo elegir entre más de 30 actividades programadas: Football Freestyle, E-Sports, fútbol robótico, fútbol 7, futbolín y Big Data aplicado al fútbol, entre otras. Uno de sus reclamos fue “Vendrás por el fútbol, lo recordarás por la innovación”.

El partido de fútbol tuvo lugar en el estadio Vicente Calderón, el hogar del club Atlético de Madrid, que en breve será demolido. Sus últimos días acogerán un espectáculo de camiones Monster Truck… y el concierto de Alejandro Sanz, así que no le ha venido nada mal ser “bendecido” con una “pachanguita” de sábado por la mañana entre músicos de grupos de Rock y artistas del Hip-hop nacional.

Entre  los representantes de las guitarras estaba prevista la presencia de algunos componentes de los grupos Adrift, Angelus Apatrida, Lizzies, Lori Meyers y Toundra, así como solistas como Leiva o Julián Maeso (ex integrante de The Sunday Drivers); por la parte de los micrófonos destacaba el concurso de Nikone. Las alineaciones fueron completadas con conocidos profesionales de la industria musical nacional, concretamente productores, promotores de festivales y periodistas de varios negocios, empresas y marcas: Costello Club, Holy Cuervo, Live Nation, FIB, Music As Usual, Sold Out LA Rock Entertainment, Sony Music, M80 y Mediaset.

La competición de los músicos incluyó un elemento de innovación en lo tocante al reglamento. Entre otras novedades se disputó una tanda de penaltis previa en la modalidad de shoot-off, a fin de resolver el marcador final en caso de empate. Además, se jugó sin fuera de juego y el árbitro pudo aplicar expulsiones temporales.

Leo Cebrián Sanz