Resulta muy significativo el gran número de músicos en activo que comenzaron sus pasos en formaciones de Heavy Metal en la segunda parte de los años 80. Dos de ellos fueron Amadeo y Alfonso Digón, piezas fundamentales de los barceloneses Mescaleros, uno de los nombres propios que actualmente agitan la noche en la ciudad portuaria. Casi treinta años después de sus primeros escarceos podemos conocer la raíz de la que partió su crecimiento como músicos, gracias a la visibilización de su trabajo con Eleazar de Wörms, su primera aventura colectiva.

Las compañías Gadir Records y Sounds of Metal acaban de presentar el rescate en toda regla de la obra desconocida de esta banda catalana de culto, que ha visto resucitada una grabación de 1988 para deleite de todos esos seguidores y coleccionistas del característico sonido de la época. Aquella muestra de talento del quinteto quedó inédita por las dificultades de muchos grupos del momento para ver editados sus trabajos de forma oficial. Calidad había de sobra, pero no así espacio comercial para todos los proyectos que se formaban.

“Grito en la niebla” es el resumen de una carrera de seis años por parte de una configuración clásica de voz, dos guitarras, bajo y batería. La primera parte de su repertorio corresponde al álbum que en su día no pudieron publicar, y que incluye las canciones “Belfegor”, la que daba título al hipotético LP, “Guerrero sin nombre”, “Hechizera”, “Víctima en tus brazos”, la homónima “Eleazar de Wörms”, “Grité tu nombre”, “El ritual” y “Error de un Dios”.

Este tipo de recuperaciones históricas siempre cuidan los detalles al máximo, ofreciendo además una serie de pistas complementarias que aumentan el atractivo del lanzamiento. En el caso que nos ocupa cabe destacar la inclusión de cuatro composiciones en directo (“Viniste del país de los sueños”, “Deseo parar el tiempo” y las recurrentes “Grito en la niebla” y “Eleazar…”). El videoclip del tema ‘Belfegor’ sirve de colofón documental.

El cuadernillo ofrece una amplia biografía del conjunto y un texto de Amadeo Digón en agradecimiento por la gesta de ver aquellas primeras canciones en formato compacto. Los textos figuran en castellano e inglés, ya que recordamos el interés y exotismo que suscita en todo el mundo del coleccionismo internacional el Metal vintage cantado en cualquier otra lengua que no sea el inglés. Además de los correspondientes créditos de estudio y agradecimientos actualizados, Gadir y Sounds of Metal han tenido a bien recrear la tosca portada original con una excelente ilustración firmada por Emilio Bodón. La edición limitada del compacto se acompaña de una púa y una chapa.

14079585_1765880830358450_477538264629304254_n