La segunda parte de la entrevista a Antonio Miguel Carmona, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid y candidato a alcalde por esta formación en las últimas elecciones municipales, entra de lleno en la problemática de los músicos españoles.

En los primeros minutos nuestro compañero Jose Ramón Nieto “Kema púas” procede a la lectura de un comunicado que Manu, cantante del grupo Othar, elaboró hace unos meses para tratar de organizar una plataforma colectiva de autogestión en defensa de los derechos del músico de Rock. La iniciativa, que aún está en fase de rodaje, dio pie a que el político invitado abordara una serie de nuevas cuestiones.

El propio Manu estuvo presente en el encuentro con el edil de la capital, por lo que pudo transmitir en directo a un representante político de gran trascendencia mediática -aunque limitado poder en estos momentos- la serie de abusos que sufren los profesionales de la música.

Carmona destacó la rentabilidad económica que aporta la música en concreto en general y el Rock en particular, por lo que sugirió una serie de mínimos que cada corporación debería garantizar. Una de esas medidas sería la cesión gratuita de locales de ensayo y el impulso a las escuelas de música en el caso concreto de la Comunidad de Madrid. Antonio Miguel no dudó en meterse en espinosas cuestiones, como la del botellón, proponiendo que la formación artística ejerza un contrapeso al ocio inútil.

 

 

Sin embargo, reconoció que por lo general los políticos nacionales no son nada proclives a considerar que el Rock es cultura, y que su desconocimiento resulta total respecto a su naturaleza y posibilidades. El siempre sorprendente Carmona se refirió a Dream Theater como un buen ejemplo de un colectivo de creación que desmontaría los prejuicios “pequeño burgueses” sobre los que se asiente su desprecio al estilo. A partir de ese reconocimiento y respeto se podría avanzar en la normalización del Rock como alternativa cultural.

El segundo tramo del corte que ofrecemos hoy introduce las preguntas de los músicos que han querido participar en el cuestionario común. La primera de ellas que se planteó fue la formulada por Eloína, cantante lírica y profesora de canto, que preguntó sobre la capacitación profesional de los gestores públicos en todo lo relacionado con arte y cultura. Carmona aborda en su respuesta lo ocurrido con la Concejalía correspondiente en el Ayuntamiento de Madrid y la necesidad de un Ministerio de Cultura específico.

 

 

Eloína también inquiere sobre la formación musical en los colegios e institutos, siendo respondida por Carmona en el sentido de que el planteamiento de la asignatura de música en la escuela no está bien desarrollado, y que finalmente es la iniciativa particular la que cubre las carencias públicas. Antonio Miguel pone como ejemplo a sus tres hijas, que reciben clases particulares de piano.

Ya en el terreno de lo puramente local, el que fuera portavoz socialista madrileño hasta hace no demasiado tiempo no esquiva la controversia provocada por la situación de los bajos de Aurrerá, en el distrito de Moncloa. Las reiteradas denuncias de los vecinos por contaminación acústica han puesto en peligro la supervivencia de los bares y pubs rockeros de la zona, por lo que Carmona aboga por un equilibrio entre el descanso de los ciudadanos y el derecho a la diversión y el ocio.

El tercer invitado en la ronda virtual de preguntas fue Iñaki “Averno”, de la banda zaragozana Mercury Rex, que quiso saber de las razones que llevan a la televisión pública a marginar al Rock de sus programaciones. Carmona apuesta por el modelo de La 2 como patrón a seguir, al tiempo que critica la promoción gratuita de estilos “horteras”. Iñaki también sugirió la financiación de la música con un sistema similar al que beneficia al mundo del cine desde el poder económico de las televisiones privadas, lo que también fue comentado por nuestro invitado del pasado viernes 10 de noviembre.

Leo Cebrián Sanz

Entrevista: José Ramón Nieto “Kema púas”