Hace 20 años Los+Mejores era todavía un ‘fanzine’, no tenía formato de revista profesional. El ejemplar del verano de 1997 (número 26) salió en junio y la portada no tenía un protagonista en especial, fue una especie de collage con imágenes de Dio, The Black Crowes, W.A.S.P., Motörhead y Aerosmith. Las cuatro primeras bandas habían pasado por Madrid los meses previos y ofrecíamos las críticas de sus conciertos, e incluimos además el logo de Aerosmith porque hacía poco que su importante disco ‘Nine lives’ se había publicado.

Pero también escribimos sobre…

 


por Jon Marin


 

  • Cradle Of Filth + Opeth.-

Un colaborador ocasional, Ángel Egea, lo primero que escribía de este evento celebrado en Barcelona (Garatge Club) fue que, como

residente en Madrid, le extrañó ver a las puertas de la sala a unas cuatrocientas personas esperando, mientras otras cien intentaban conseguir entradas -las cuales estaban agotadas-, cuando en la capital, como mucho, este concierto hubiese reunido a cien almas a lo sumo. Sobre Opeth se despac

hó: “Pasaron sin pena ni gloria”. Respecto a Cradle Of Filth: “El sonido era increíble, parecía más play-back que directo (…) Un concierto muy bueno aunque un poco corto, pues tocaron cincuenta minutos aproximadamente y no hicieron ningún bis.”

En aquel momento ambas bandas presentaban sus respectivos segundos discos (‘Morningrise’, Opeth; y ‘Dusk… and her embrace’, Cradle Of Filth) pero la popularidad del cabeza de cartel era muy superior a la del grupo sueco.

 

 

* Obús + Elyte.-

“Hay mucho futuro para Elyte”. Así comenzaba mi crónica sobre este buen grupo de Hard Rock melódico madrileño. Pero, como ya se narró en otra entrada de esta web, su carrera fue muy corta.

En su regreso a los escenarios, tras el paso de Fortu por Saratoga y de Fernando y Juan Luis por Venganza, Fernando Sánchez se encargó de escribir sobre el grupo de su tocayo batería y el resto de Obús: “La banda se tomó el asunto muy en serio, no sé si con tantas ganas como hace doce o trece años, pero sí con las suficientes como para no defraudar a los asistentes.” Y advertía: “Obús tienen como hándicap el que, si quieren continuar su carrera y no hacer que esta noche haya sido sólo una fiesta nostálgica, deben trabajar duro para hacer algo aportativo sin perder su identidad.” Parece ser que nos hicieron caso, ¿verdad? La anécdota: Fortu, tras los bises, se bajó los pantalones y se quedó en paños menores.

Años después, en otro concierto de Obús en Valencia, al que me invitó el mismo Fortu y nuestro colega Hilario, el gran cantante hizo lo mismo y me tocó acompañar y ayudarlo a bajar las escaleras del escenario al camerino para que no se cayese. Como si del chiste del pingüino se tratase…

  • Pat Travers.- Regresó a Madrid, a La Sala de Carabanchel, un año después de tocar en Canciller. Decía Antonio Sánchez que tampoco llenó el recinto, si bien hubo más gente que en la anterior ocasión. Destacó que este concierto tuvo una orientación más hard-rockera.

(Continuará).