por Jon Marin


Hace 20 años Los+Mejores era todavía un ‘fanzine’, no tenía formato de revista profesional. En el número del “verano’96” (lo lanzamos en julio) la portada la ocupaba Bon Jovi, pero también escribimos sobre…


En aquel momento pocos promotores solían darnos acreditaciones para cubrir conciertos, aunque la verdad es que muchas veces ni nos preocupábamos por solicitarlas. Como fanáticos del Rock que éramos, cada uno pagaba su entrada y los que estábamos dispuestos escribíamos sobre lo visto y oído. Así que, en ocasiones y como es el caso, publicábamos hasta tres crónicas de un mismo concierto.

El paquete “Helloween + Bruce Dickinson + Skin” giró por España a finales de mayo. El 30 actuaron en Madrid y de este concierto escribimos Fernando Sánchez y un servidor.

Skin.- A este nombre, entonces, sólo respondía un grupo de Hard Rock británico, no la líder del grupo Skunk Anansie o la banda japonesa. En él estaban Myke Gray (guitarrista,  Jagged Edge) y Andy Robbins (bajista; Tokyo Blade, Shogun). Grabaron tres discos entre 1994 y 97, y se separaron en el 98 con la edición de un directo titulado en español (‘Hasta la vista, baby!’), aunque luego volvieron por cuatro años (2009-13). Yo llegué tarde al concierto  de aquel 30 de mayo de 1996 y me los perdí pero Fernando Sánchez escribió: “Demuestran ser un grupo potente y compacto, muy rockero, que sigue el camino correcto.”

Bruce Dickinson.- Estaba en su etapa como solista, fuera de Iron Maiden, y promocionaba su tercer disco, ‘Skunkworks’, que muchos clasificaron dentro de los géneros Alternativo o Grunge; no en vano lo produjo Jack Endino, que había hecho el primer disco de Nirvana.los+mejores verano 96

Por aquella época los heavies no soportábamos que nuestras estrellas se cortasen el pelo.

Fernando: Bruce Dickinson salió a escena con su nuevo y patético ‘look’.

Jon: ¡Qué difícil se me hizo acostumbrarme a Bruce Dickinson sin Iron Maiden, sin pelo largo, sin parafernalia, a un Bruce cantando… llamémoslo ‘otras cosas’!

F. Sánchez concluía con que, aunque habría fans de Maiden decepcionados por el camino tomado por Bruce, “en líneas generales el cantante británico hizo una actuación muy notable”. Mientras yo era un poco más duro: “No lo hizo mal pero estas otras cosas no me transmiten.”

Helloween.- Ya no estaban en el grupo Michael Kiske ni Kai Hansen, y el recordado y simpático batería Ingo Schwichtenberg se había suicidado el año anterior.

Escribió Fernando: “Sin sorpresas, dieron un repaso casi total a su último trabajo ‘The time of the oath’ y todos echamos de menos algún clásico como ‘I want out’. Un concierto discreto.”

En lo que a mí respecta, me ha sorprendido al leer de nuevo mi crítica que acerté de pleno en lo que el futuro deparaba a la banda alemana:

Hace años, cuando Scorpions tocaron por segunda vez en Donington, de nuevo como ‘segundos de cartel’, leí una crítica en la que el periodista se preguntaba si algún día llegarían a ser las estrellas del magno festival. Lo dudaba y los catalogaba como un grupo, dentro de la élite de los grandes, que daba la sensación de haber tocado techo. Vaticinó que este sería el mayor premio de su carrera: ‘segundos del Donington’. Y así fue. Con Helloween me atrevería a repetir la sentencia (encima, no han llegado a tanto como sus compatriotas). Su mejor época pasó. Pero, para ellos, tocar por encima del que fue cantante del grupo al que tenían por referencia es posible que sea todo un logro; es probable que con ello satisfagan los sueños que algún día quisieron alcanzar.

Sobra añadir que Helloween no ha encabezado, pasados veinte años, ningún macrofestival y que no han podido competir con Scorpions o Iron Maiden, por seguir con los mismos ejemplos, en cuanto a ventas y fama.

(Continuará)