Steve Harris, bajista de Iron Maiden, ha dicho que le gustaría convertir su mansión privada en un hotel de lujo para seguidores de su grupo.

En realidad, desde hace cinco años, la intención de Harris era vender su casa de Essex (Inglaterra), pero hoy sigue sin conseguirlo. Puso a la residencia un precio inicial de 6,75 millones de libras (más de ocho millones de euros) en 2012. En estos años ha ido bajando su precio paulatinamente hasta el actual de 4,95 millones de libras (unos 6,40 en dólares, casi siete millones de euros).

Steve Harris tuvo un pub en el sur de Portugal y comenta que, si allí entraba gente de todo el mundo a hacerse fotos, quizá también les interesaría la idea de hospedarse en su ‘hotelito’. El bar lo cerró hace unos años.

El bajista comenta que discos como ‘Fear of the dark’ fueron grabados en el estudio de esta casa de Essex y que en ella se conservan muchos recuerdos y objetos de la historia de Iron Maiden.

El músico británico tiene su residencia habitual desde hace diez años en Bahamas y comenta: “La más pequeña de mis hijas tiene allí su colegio y le quedan al menos cuatro años de estudios, así que los próximos cuatro seguiremos allí y luego ya veremos. Además, desde que resido en Bahamas, gracias a la temperatura, mis problemas de espalda han mejorado mucho. Con cincuenta años me harté del frío y la lluvia de Inglaterra, creo que fue una buena decisión.”

Continúa: “Cuando en los ochenta fuimos a grabar a Bahamas algunos discos -‘Piece of mind’, ‘Powerslave’ y ‘Somewhere in time’-, ya dije que algún día me iría a vivir a ese lugar. Me gusta mucho el sitio, la gente… todo.”

Algunos meses del año Steve los pasa en Los Ángeles (California), en su Inglaterra natal está muy poco tiempo.

  • El último disco de Iron Maiden, “The book of souls”, debutó en el ‘Nº1’ en más de cuarenta países y en EE. UU. se estrenó en el puesto Nº4.