Se trata de un problema muy concreto, pero perfectamente asimilable a cualquier otro lugar del mundo donde haya políticos insensibles al talento creativo de sus ciudadanos. Esta vez han sido los músicos de Santurtzi, una localidad de la provincia de Vizcaya, en el País Vasco, los que han decidido poner cartas en el asunto y solicitar su presencia en las próximas fiestas patronales, que tendrán lugar con motivo de la Virgen del Carmen, del 8 al 17 del presente mes.

La iniciativa ha unido a bandas jóvenes y veteranas, marginadas por igual por una corporación que prefiere contratar a artistas que poco o nada tienen que ver con el sentir de muchos de sus vecinos. Entre las formaciones que promueven la campaña figuran Subversión X, Los Cojones, Fullmetal Band, Maldita Sea, Mi Dulce Geisha, Nafi Reverb, Poetta 33, Selfshot y Si Te Cah.

Varios grupos municipales de la oposición han llevado a Pleno municipal su interpelación: PSE-EE, Sí Se Puede Santurtzi y EH Bildu. No queremos significar la identificación ideológica de la Alcadía de Santurce, pero sí recordar a su regidor y concejalía de cultura la argumentación del colectivo que reclama sus derechos:

“Desde hace años se está convirtiendo en algo normal no contar con grupos del pueblo en Fiestas del Carmen, grupos que amenizan durante todo el año con su música en pequeñas salas, grupos que son llamados para fiestas de otros municipios o incluso algunos, a festivales de nivel nacional”.