Ya era raro que no hubiera en España una banda con un nombre tan vinculado a la música como éste (Revoluciones Por Minuto), existiendo como existe por ejemplo una editorial de libros de rock con esa misma denominación. Eva (voz), Serg (guitarra), Bosco (bajo y coros) y Tony (batería) son cuatro vecinos de la madrileña localidad de Parla, que andan a vueltas de un Rock contemporáneo muy melódico y rico en matices y ambientes. Algo así como Indie Classic Rock, ¡¡que por cierto que es una etiqueta que ni existe!!

Lo que comenzó en septiembre de 2012 como quinteto por iniciativa de Isma (Bosco) y Sergio quedó finalmente en cuarteto, tras circunstancias propias de los proyectos que tardan en fraguarse. En ese contexto hay que entender la marcha de su primera cantante, Andrea. Hasta que esa primera baja se produjo, RPM tuvo ocasión de tocar a escala local en su propia ciudad, además de otras del entorno como Getafe o San Martín de la Vega, siempre en la zona sur de la Comunidad de Madrid.

La ausencia de su vocalista desactivó al grupo durante cerca de medio año en lo tocante a actividad en directo, que no de proyectos y composición de nuevos temas. La sustituta de Andrea fue Mireya, aunque a su vez ella terminará dejando el micrófono en junio de 2015 como paso previo al fichaje de la definitiva Eva. También se produjo el abandono del batería original, David Arcos, cuya plaza fue ocupada por Tony Osuna, con pasado instrumental en el grupo Shaigon.

Pese a que tanto cambio llegó a desanimar a los compañeros, su resistencia dio fruto en forma de primer álbum: “Daños colaterales”. Ya en 2016 se afianzó su repertorio con un EP de cuatro temas titulado “Sinestesia”, mientras que el más reciente “Destino Zero” aporta diez nuevas canciones en castellano. Con ellas corroboran por ejemplo su triunfo en la primera edición del concurso organizado por Bazinga y Crea.

Leo Cebrián Sanz