Se veía venir y ha terminado ocurriendo. La sorprendente acogida al festival Rocktiembre, que se celebra el 17 de septiembre en la Plaza de Toros de las Ventas, está generando opiniones y reacciones de todo tipo.

Inicialmente el evento, que rememora el acontecimiento del mismo nombre celebrado en 1978 en Madrid, contaba en su cartel con algunos de los participantes directos o indirectos en aquel hito histórico: Barón Rojo, Asfalto, Topo, Coz… y el valor añadido de Burning, que mucho no tenía que ver pero siempre se agradece.

En su momento se anunciaron más incorporaciones, que finalmente se han concretado en los Ñu de José Carlos Molina. El éxito del concierto celebrado recientemente en la sala Joy Eslava, que celebraba el 40 aniversario de la banda comandada por el flautista, ha sido determinante para que el siempre huraño Molina haya aceptado la oferta económica de la organización del Rocktiembre versión 2016.

descarga

Como las expectativas de una gran entrada o incluso el lleno en Las Ventas parece más que factible, algunas voces discordantes han empezado a mostrar sin disimulo sus recelos respecto a la cita madrileña.

La más polémica es sin duda la de Sherpa, ex-vocalista de Barón Rojo, disconforme con el enfoque de la contratación de los artistas participantes. Sus palabras hablan por sí solas:

“ATENCIÓN!!!

Todos aquellos que penséis asistir al “Rocktiembre” en la plaza de toros de Las Ventas y que seáis o hayáis sido fans de Barón Rojo, os comunico que a pesar de salir las fotos del grupo original en algunos medios anunciando ese concierto, vais a ver a los hermanos de Castro con los músicos que tengan en ese momento, no a Hermes y a mí.

Aprovecho para contaros que hace unos meses, la organización habló personalmente conmigo para incluirnos en el cartel, porque estaban encantados de cómo sonaba nuestro grupo, pero curiosamente hace unas semanas me comunicaron que no podían incluirme debido a… en fin, excusas sin mucho fundamento.

Yo les había advertido en su momento que estando los “hermanitos” por medio era raro que aceptaran nuestra participación en el concierto porque como ellos mismos han reconocido en entrevistas, no me vetaban, simplemente decían a los organizadores: ¡¡o Sherpa o nosotros!! y lógicamente la marca comercial B.R. atrae a más gente.

Bonita manera de privar de trabajo a unos compañeros de profesión por ¿celos?, ¿venganza?, ¿miedo a no poder resistir las comparaciones?, ¿cobardía?

Un caso parecido de dos grupos nacidos de la separación no muy amistosa en su momento, Asfalto y Topo, no ha sido obstáculo para que compartan el mismo cartel de Rocktiembre, claro que ni Lele ni José Luis ni Julio Castejón son “los hermanos”.

He de confesaros que en cierto modo me alivia no participar en el evento, porque oír o mejor dicho soportar la voz del “hermano que canta”, es una prueba muy dura para mis oídos y mi bienestar mental.

¡Ah! También se ha apeado del cartel a Obús y es sabido en la profesión que los Castro les han vetado desde hace mucho tiempo. ¿Coincidencia?”.