“Es el vecino el que elige al alcalde y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”. Lo dijo el actual presidente del gobierno español, y nosotros añadimos que los vecinos siempre deberían ser atendidos y satisfechas sus demandas por el máximo representante de su consistorio. Algo así deben haber pensado en la Agrupación de Propietarios ESCA, en la localidad navarra de Berriozar, cuyos integrantes han pedido a su Ayuntamiento que considere la posibilidad de poner el nombre de Marea a una plaza de su ciudad.

Los residentes en los cuatro inmuebles que agrupa la entidad (Avenida de Guipúzcoa, números 59, 61 y 63 y Errota número 2) deben ser de lo más cañero y animoso de la comarca, porque ellos solos han iniciado esta cruzada en favor del gran grupo rockero de su localidad. Piden que la plaza Sorgiñe pase a denominarse plaza de Marea y para ello argumentan que “esta plaza es escasamente conocida por los vecinos de Berriozar, tanto por su nombre como por su ubicación. No tiene números de viviendas ni negocios, por lo que no afectaría a nadie el cambio propuesto. A más abundamiento, ni siquiera existe un rótulo con el nombre actual”.

Su decisión viene avalada por un acuerdo de la mayoría de su asamblea general, a la que desde luego no escasean los argumentos de peso: “el grupo de rock Marea se merece tener dedicado en el callejero de Berriozar un lugar que haga justicia a sus méritos, ya que desde los comienzos de su andadura artística hasta la actualidad han hecho y hacen gala y sienten orgullo de ser de Berriozar, y lo pregonan en cuantas ocasiones se les presentan. Especialmente lo hace José Carlos Romero Kutxi (…) Con el cambio de denominación y su difusión para conocimiento de los vecinos de Berriozar, esta bonita y cuidada plaza seguro que será un orgullo para todos”.

Leo Cebrián Sanz