Muchos desconocedores de México y sus costumbres creen que el tequila es una bebida fuerte y explosiva que sólo sirve para pasar un ‘mal trago’ y acelerar la borrachera. Pero, como los vinos, hay muchísimas variedades de tequila: desde aquellas que no son cien por cien de agave y es mejor que las reserves para hacer margaritas y otros cócteles, hasta auténticas joyas, de precios exclusivos, que más te vale degustar en caballito o copa a breves y pausados sorbos, sin mezclar, sin limón ni sal u otros inventos turísticos. Hasta hace unos pocos años, el mezcal –otra variedad que también se extrae del agave- estaba considerado como algo de menor nivel que el tequila, pero últimamente los productores se han puesto las pilas y lo han colocado a la altura del otro con variedades que igualan o superan los precios de la bebida mexicana más conocida.

Sirve esta breve y poco profunda explicación para anunciar que Sammy Hagar, tan buen empresario como músico, parece haberse dado cuenta del hecho y se le ha ocurrido la -¿atrevida?- idea de mezclar uno y otro y lanzar al mercado el “mezquila“.

Junto a Adam Levine (Maroon 5), Sammy anuncia el lanzamiento del mezquila “Santo”, una mezcla de tequila 100% de agave azul con mezcal de agave espadín o vivipara.

Se les ocurrió una noche que Levine y Haggar estaban en el local de éste último, el Cabo Wabo de Cabo San Lucas (México), han trabajado dos años en el proyecto y, ya anunciado, dice el cantante y guitarrista: “Cuando empezamos a saborear las diferentes mezclas, sabíamos que teníamos algo especial que la gente amaría.”

Adam Levine lo vende así: “El mezquila Santo tiene ese suave y rico sabor del tequila de agave con el toque de dulzura ahumada que sólo puedes encontrar en el mezcal”.

“Santo”, producido en las destilerías El Viejito de Jalisco, comenzará a distribuirse en selectos mercados sólo de Estados Unidos, en principio.

Jon Marin