La noticia anecdótica del fin de semana ha sido en realidad bastante trascendente, ya que por primera vez un grupo de primera línea del Metal internacional tiene el detalle de hacer una breve versión de un tema de una de nuestras grandes bandas del género. No recordamos ningún antecedente en este sentido, aunque de haberlo ninguno ha tenido tanta repercusión como esos tres escasos minutos que el guitarrista Kirk Hammet y el bajista Robert Trujillo interpretaron a su manera el estribillo y la parte instrumental más reconocible del clásico “Vamos muy bien”, de los madrileños de Vallecas.

Sucedió el pasado sábado 3 en el madrileño Wizink Center o Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. Trujillo anunció que esa noche iban a tocar una canción de la “legendaria” banda Obús, y a ello que se pusieron él y su compañero. El bajista no es un gran cantante -para qué engañarnos- ni tampoco Hammet se sabía bien la partitura, pero la sorpresa fue tal que consiguieron meterse al público en el bolsillo. El foso entero comenzó a cantar la letra, una vez al compás de los músicos y otra por libre, en un cierto caos encantador del que hay que destacar la buena intención, más que la ejecución de la pieza en sí.

Hoy lunes Metallica vuelve a actuar en Madrid, por lo que imaginamos que se han pasado todo el domingo ensayando en el hotel para mejorar un poco esa deslavazada aunque siempre agradecida versión de Obús. Sin otro ánimo que el de seguir reconociendo su gesto y la oportunidad absoluta de esta reivindicación de Fortu y compañía -que nadie esperaba y ni ellos mismos parecen creerse aún-, ahí va una sugerencia de cómo redondear hasta la perfección el tributo a un artista local cuando se toca en el país anfitrión de la banda homenajeada.

Se trata del concierto de los británicos y poperos Coldplay celebrado en el Estadio Único Ciudad De La Plata, en la ciudad de Buenos Aires (Argentina), el pasado 14 de noviembre. En un momento dado, los sucesores naturales de U2 tuvieron el acierto de acordarse de Soda Stereo, uno de los grandes nombres del Rock “nacional” más queridos por el público “argento”. Su gran éxito “De música ligera” fue interpretado de principio a fin con una fidelidad tal que su cantante Chris Martin hasta incluyó las clásicas frases o coletillas que el fallecido vocalista Gustavo Cerati solía pronunciar como despedida de la rola.

No es que lo pongamos de ejemplo porque nos parezca que haya que exigir semejante grado de fidelidad al original, pero animamos a Metallica a seguir “trabajando en ello” y alcanzar con “Vamos muy bien” la excelencia que se merece el que fuera himno “extraoficial” de las fiestas de los Sanfermines de aquel año 1984. Ojalá se convierta en un guiño permanente cada vez que visiten España los “cuatro jinetes” californianos…

Leo Cebrián Sanz