THE METALWAY FESTIVAL

CIUDAD: Guernica (Bilbao)
FECHA: 12, 13 y 14 de agosto de 2005

La organización del festival (Rock’N’Rock) nos tenía preparados tres días de auténtico Metal con un cartel bastante variado, y por las reacciones del publico al final del mismo, creo que han logrado un éxito total; pero vamos a desgranar lo que fueron las actuaciones.

 

El viernes 12, la tarde se abre con Sonata Arctica, que cumplen con su función de apertura y congregan a un publico con ganas de mucha marcha y repasan sus principales temas. A continuación una banda nacional: Tierra Santa, que ya comienzan a machacar al numeroso público congregado bajo un sol muy radiante; la banda, como es ya tradicional, estuvo muy bien sobre las tablas, quizás les faltó algo de movimiento y lo que no me gustó mucho de ellos es la falta de conexión con el publico, y eso es fundamental para llevarte a la gente al bolsillo; destacamos de ellos la ejecución de los temas “La canción del pirata” y “Legendario”.

Seguidamente uno de los grandes triunfadores del día: S.A.; ¡menuda caña dieron sobre el escenario!, con una ejecución de sus temas totalmente aniquiladora, la gente no paró de moverse y botar e incluso pedir más canciones cuando les cortaron el sonido porque se pasaban de tiempo, pero ellos a lo suyo: a machacar; su puesta en escena es totalmente brutal y abrasiva, sin duda uno de los mejores del día. Sentenced es una pena que se separen, si todos sus conciertos son como los del Metalway pues, la verdad, que no lo entiendo, ya que son sumamente profesionales sobre el escenario; repasaron principalmente su último trabajo “The funeral album” ganándose al público a esa hora de la tarde y, después de lo que ya había pasado sobre las tablas, no pararon de moverse, de animar a la gente y de dar una clase magistral de su materia.

Llegamos a lo que, a mi juicio, fue el plato fuerte del primer día: Obituary; ¡joder, cómo se las gastan Tardy, Pérez, West y Tucker, no tejan títere con cabeza, son como un autentico ‘bulldozer’, hicieron lo que quisieron con todos los presentes allí congregados, una autentica carnicería, si no te moviste es que o bien ya estabas muerto con los grupos anteriores o bien debes de cambiarte de música. Lo de Motörhead casi no tiene explicación: son muy buenos sobre las tablas, animaron al publico, clavan los temas, pero su repertorio creo que merece ser cambiado un poco (¿donde están las piezas su último trabajo?); por lo demás, estuvieron, como siempre, en su línea.

Korn eran ‘los cabezas’ del primer día, he de confesar que no soy devoto del Nuevo Metal, pero me gustó mucho la puesta en escena de estos chavales y la versión personalizada de “El muro” de Pink Floyd con una fuerza, rabia y contundencia sobre el escenario que ya quisieran muchos para sí; deben tener contrato con Adidas, lo digo por la faldita escocesa de su cantante; en fin, su puesta en escena fue impresionante.

 

Sábado 13: Se abría con Sodom, que se llevan al público de calle, incluso el mismísimo Tom Angelripper comenta en un perfecto español, lo que hace que se les entreguen aún más, y fue grata la respuesta para el ‘frontman’ pues se atrevió a filmar a los allí presentes y a obsequiarnos con un adelanto de su próximo trabajo… y todo eso a primera hora; su sonido fue perfecto, creo que se merecen más que abrir un festival. Primal Fear pasaron sin pena ni gloria por el festival, lo típico: animar al público y descargar los temas de forma correcta, pero poco más; por cierto, el modelito de Matt creo que no va con la temática del grupo.

Su Ta Gar: impresionante lo de los vascos, es pura energía dominando las tablas y ganándose a los seguidores con una actuación buenísima, salvando los comentarios, lástima que no sepa euskera; me gusto mucho, quizás, junto con Sodom y los que vienen a continuación, lo mejor del día. Saxon: bueno, bueno… uno de los mejores de todo el festival, apoteósica actuación de los ingleses, igual tenían la espina clavada del Metalmania (2003) pero se la han quitado con creces; sonido perfecto, temas clavados ejecutados perfectamente y todo ello con un publico entregadísimo (la mayor afluencia) con un concierto de menos a más con Mr. Biff Byford animando al publico con “grande ‘cogones´”.

Para ir rematando el día, los finlandeses Children Of Bodom hicieron todo un alarde de energía, entrega, entusiasmo sobre un escenario, un puro torbellino aunque el público, en un primer momento, no le prestó mucha atención quizás debido a un pequeño problemilla solucionado rápidamente con su teclado; creo que les faltaron minutos para terminar de romper a un personal totalmente ya devoto de los chicos y dejando el camino totalmente preparado para los alemanes Kreator. ¿Kreator o el caballo de Atila, quién estuvo en ‘Gernika’?, pues difícil de saber porque los alemanes, eso sí, con una descarga algo larga, demostraron que no tienen rivales dentro ni fuera de las tablas: son técnicos, rápidos, brutales, fuertes… y todos los adjetivos que le queramos poner, el público les adoró esa noche, donde sus temas clásicos y los de su última entrega hicieron las delicias de todos nosotros.

Los últimos fueron Manowar; aburrieron menos que en pasadas ocasiones; creo que en este mundo llamado Metal están un poco fuera del resto; aunque clavaron sus pocos temas, su sonido era brutal, a veces hasta demasiado; su puesta en escena: fantástica, no hay razón para que basen su actuación en solos aburridos de guitarra, primero, y luego de bajo, que ya están muy visto entre todos nosotros; lo único que se salvó fue el manifiesto de Joey DeMaio en español pero, por lo demás, sólo dar gracias porque no aburrieron mucho.

 

Domingo 14, tercer y último día de festival, con las fuerzas ya un poco mermadas en todos nosotros, que seria memorable. Abrieron Machine Men con unas buenas maneras, eso sí con poco público en el recinto ya que las actuaciones comenzaron una hora antes; los temas fueron ejecutados de una brillante manera y su sonido fue bueno; quizás su vocalista tenga mucha influencia de los Maiden, pero eso no les quitó notoriedad. Labyrinth: Estos chicos italianos son ahora mismo unos de los grandes exponentes del Heavy Metal melódico europeo, su presentación sobre las tablas fue de menos a más, animaron a la audiencia haciendo un repaso a su último trabajo “Freeman” con mucha energía y buenas maneras. Beyond Fear fue quizás lo peor del festival, sólo se salvó la presencia de Mr. Ripper Owens sobre el escenario, del resto…. pues poco movimiento de los miembros, apatía total, falta de motivación…

En fin, pasemos a Moonspell: los portugueses saben hacer su faena sobre el escenario con mucha energía y, a la vez, melodía; creo que les faltó tocar a una hora diferente para que su ‘set’ ganara puntos; aun así son impresionantes sobre las tablas. Tras ellos, uno de los grandes del festival: Apocalyptica; llegaron al escenario siendo maestros y salieron siendo dioses, ¡joder, menuda descarga!, repasaron sus personales versiones de Metallica, Rammstein… así como sus propios temas moviendo sus cabezas como auténticos molinos de viento con un show cargado de potencia, el público se les entregó con varios cánticos de “oe, oe, oe”.

Running Wild

 

Me esperaba un poco más de los Running Wild, ‘los piratas del Metal’ son unos genios en directo, con movimientos sin parar de sus miembros, pero su ‘set’ fue para cumplir el expediente, sin grandes alardes y elogios; para los que somos ‘fans’ de la banda, si cogemos su “Live” de 2002 tendremos la actuación de este festival; por lo demás, nada que destacar.

Con un poco de retraso salían al escenario los americanos W.A.S.P. pero sin su montaje habitual, ya que no había llegado a tiempo; pudieron tocar gracias a que los de Beyond Fear les dejaron su equipo; Blackie Lawless y su banda hicieron honor a su trayectoria con una magistral actuación con dominio total del escenario, el público simplemente se les rinde a sus pies y pide más y más, corea temas como “Somebody to love”, “L.o.v.e. machine” y “Blind in Texas” entre otros; una actuación de diez, muy buena.

Para rematar el día y todo el cartel, los germanos Accept; esta reunión de miembros que en principio era para un solo festival, ha continuado para varios durante el verano, entre ellos éste del Metalway; su actuación fue divina con mucho saber estar sobre las tablas, inconmensurables, perfectos en la ejecución de himnos como “Balls to the wall”, “Breaker”, “Restless & wild”… con mucha energía y con un público rendido a sus pies; quizás debieron añadir más temas a su bis, creo que se les echa en falta mucho.

Texto: Salvador Díaz

Fotos: Salvador Díaz & Juan José Díez (Running Wild)

 


 

FESTIVAL EN «GÜÉRNICA» (como dijo la yanqui)

Por Jon Marin

El autobús de Los+Mejores despega de nuevo con más melenudos que en todas sus salidas previas esteverano. Buena gente y ‘grande, grande…’ como ‘el canario’ y su gallina que cruza la carretera, como Pedro el chófer, su música ‘sui generis’ y sus latitas. El “aquí no duerme ni dios” se convirtió en un continuo silbido (‘siuuuui, siuuuui’). Bilbao nos espera, pero antes una paradita en el parque infantil y fotito con las rubias. Bienvenida en el Bar Athletic; Guernica también aguarda nuestra invasión y, ahí, medio Madrid. Muchas caras conocidas. Motörhead nunca falla, moverás la cabeza irremediablemente mientras Lemmy ¿calienta? su cazallera voz. Lástima que no diesen a los veteranos el mismo volumen y escenografía que a Korn, grupo al que seguí un rato sólo por curiosidad. El Nu-Metal no es para mi, me ha pillado demasiado viejo… ¿o resabiado?

¡El hotel! Aquí, Carmen, aquí. Este ascensor creo que no es, aquí hay cámaras y trampas. Ya no voy a pensiones pero, si lo hago, gritaré aquello de “pensionistaaaa”. ¿No hay árbol de Guernica?, ¿cómo que no?, ¿y esa higuera qué es? El encuentro con Montañés de Zirrosis es espectacular. Me han dicho que van a crear un ‘club de fans’ del bajista. Otro músico que nunca falla a estos eventos es Silver de Muro. Trébol de Dawn Of Tears triunfa con su cartel de “sexo gratis”, al menos en risas, en el resultado buscado no sé. La gente de Boca del Lobo (Murcia) también está. Había más personajes de ‘la cosa’ pero ahora no me acuerdo, salvo de Tim ‘Ripper’ Owens que lleva desde el sábado en el festival, le gusta vivirlo aunque le quede un día para actuar y grita orgulloso que él ama el Metal como un fan más.

Children Of Bodom me pareció interesante durante un buen rato; mucho, cansa. Más monótono me pareció el show de Kreator. El equipo de Manowar prohíbe que nadie se cruce con los músicos mientras van del camerino al escenario, nos echan a todos hasta de la zona de prensa. Ni siquiera la gente de la organización puede pulular por el camino que pisarán los musculitos que –dice la leyenda- se acojonaron ante Twisted Sister. La tontería excelsa de las estrellitas de mierda. Los fotógrafos sólo tienen treinta segundos (sí, 30 seg.) para hacerles fotos; luego, todo el mundo fuera del foso. Lo tuve claro desde ese momento: Aquí no veréis ni una instantánea de ellos, ¡que les jodan! Si desde la primera vez que vi a Manowar en directo ha ido bajando de puntuación en cascada, esta vez hay que reconocer que vuelve a subir un poquito, no ha sido de los peores conciertos. Siguen sobrando solos, charlas de Joey, al que han aleccionado perfectamente que está en España pero no del todo, que mola más ir de pobre, etc. A Eric le falta cada día más voz, menos mal que hoy eso se suple con la técnica.

A Eicca (Apocalyptica) le gusta tocar los culos de las guapas cuando se hacen fotos con él, ¡será cabrón aprovechado! Sin embargo, uno de los componentes de Machine Men (¿y yo qué coño sé cuál?) se pone hasta el mismo sitio de alcohol y se quiere llevar al camerino a nuestro redactor Salva (eso te pasa por guapo, ja, ja…). Había concertada entrevista con Udo de Accept y no apareció; sí la dio, aunque breve, Blackie de WASP. Un placer ver el regreso de Accept y todos sus clichés ‘heavymetaleros’; un diez por ganas y maneras al guitarrista Wolf. Emocionante.

La organización se portó de forma sobresaliente con la prensa. ¿Por qué no aprendéis el resto de festivales y nos dais la bebida gratis como aquí, ‘chupasangres’? El personal que curraba a nuestro lado, igual de bien; lo mejor es que, además, son amigos. Besos y abrazos. Sin embargo, nuestros viajeros (bus L+M) se quejaban de que la zona de acampada se quedó pequeña, de los habituales problemas de duchas y, sobre todo, hemos recibido una dura protesta en nuestro foro (losmejoresrock.com) hacia el personal situado en la zona de seguridad entre público y escenario. Parece ser que mojaban continuamente a los chavales sin ton ni son hasta hacerles ir a comprar aspirinas y, lo que es peor, no entregaban y guardaban para su colección las púas que lanzaban los músicos y quedaban a medio camino. Niños, eso no se hace.

Es todo por este año. Gracias a Metalway, repetiremos; y enhorabuena a todos los ‘heavies’, ‘metaleros’ o como os guste que se os nombre por dar una lección más de convivencia, felicidad, risas, buen rollo, no violencia, bla, bla, bla… Saludos desde Radio Sexo Bilbo (72.0 f.m.).

El regreso de la expedición +
Los ‘metal-heads’ del bus de Los+Mejores (portada)
Fotos: Virginia Roca

 


 

JEFF SCOTT SOTO + Fool’s Kin

CIUDAD: Palma de Mallorca
LUGAR: Assaig Concert
FECHA: 19 Agosto 2005
PUNTUACIÓN: /+/+/+/+/ /

¿Qué es un agosto sin visitar Mallorca? ¡Pues un verano sin pisar Palma! Como servidor sigue empeñado desde hace varios años en disfrutar de otra ‘fiesta de Mauro’ y volver a bailar con sus amigas al amanecer, hace lo que sea por coger el avión. Esta vez, además, había un evento inexcusable: Jeff Scott Soto y Fool’s Kin sobre el mismo escenario.

 

Fool’s Kin está preparando su tercer trabajo discográfico (segundo de extensión larga) y los chicos nos complacieron con cinco temas que entrarán en esta futura y cercana obra. Cuatro de ellos, como “Stampede!”, había tenido el placer de escucharlos ya en directo, pero hubo un estreno total: “Last eventide”. Como de costumbre, las composiciones de la banda hispano-finlandesa sonaron potentes, originales, densas, técnicas y repletas de calidad. Sobremanera, esta noche estuvieron inmensos el cantante Miko (algo ya habitual), el guitarrista Miiro (mucho más cercano, estimulado y emocionado que en otras ocasiones) y el batería M. Jordá. En este último, salvando las distancias, vi esta noche a alguien con el mismo peso en su banda como lo pueden tener Tommy Lee o Lars Ulrich en sus respectivas; descomunal el puto chaval. Según iban interpretando canciones, los músicos que acompañaban a Jeff Scott Soto abandonaban poco a poco su camerino para ver si aquello que escuchaban era tan bueno. Por supuesto, ya no volvían a encerrarse. El final fue de ensueño: Empalmaron “Soldier of fortune”, “Perfect strangers” y “Stormbringer” de Deep Purple de manera genial. Tanto, que el propio Soto ya no aguantó más y se unió a sus compañeros de grupo para disfrutar del espectáculo. Lars Ratz (bajista de Metalium), presente en la sala, tampoco pestañeó. Por algo será.

 

¿Y qué hacía Jeff Scott Soto tocando en Mallorca si no había gira -o mini- española? Os explico: Después de este bolo en viernes estaba contratado sábado y domingo en sendos chalés de alemanes ricachones para amenizar sus fiestas veraniega-baleares. Me tiré casi todo su concierto más preocupado de vaciarle el camerino de cervezas que de atender con esmero a su show, así que cuento para las siguientes líneas con la inestimable ayuda de un gran amigo que se llama Manolo. Ya sabéis que no soy un periodista musical al uso. Primero: que salga la revista; segundo: el cachondeo; tercero: los cotilleos; cuarto: la música. (Acabo de redactar toda una declaración de principios).

Bien, vamos con el concierto: Fue bueno y ameno y repasó temas de toda su carrera (Talisman, en solitario…). Sonó incluso una pieza de su etapa con Malmsteen y el guitarrista la interpretó de modo muy aceptable (aunque también se pareció al maestro sueco al ir de estrellita de mierda con detalles como no querer dejar pasar al camerino a alguno de los chicos de Fool’s Kin; menos mal que Jeff, el jefe, fue más majo). Al resto de miembros de la banda también hay que adjudicar lo de ‘buenos profesionales’, y ya sabéis que Scott Soto se canta lo que le eches y, además, lo resuelve de manera perfecta. La primera parte del show fue muy eléctrica y movida. Por extraño que parezca, la segunda fue más tranquila; Jeff se sentó al frente de un o una (como no viene en el diccionario no sé si es masculino o femenino) ‘clavinova’; o sea, un teclado de Yamaha para hacer de todo, y se marcó una serie de baladitas que hicieron las delicias de las parejitas presentes. Cómo no, hubo ‘medley’ con temas muy conocidos de todas las etapas del Rock. A reprochar: Las malas maneras del vocalista con el técnico de monitores –al que tuve el placer de conocer la noche anterior- cuando las cosas no rodaban como era su deseo.

Es todo, amigos, me he bebido media nevera de los guiris y me voy con la chincheta al Fraguel Rock para que Marisa y José Miguel me sigan llenando los vasos. ¿A quién veremos el próximo agosto en Baleares?, ¿a Mauro?, ¿al RR.PP. de Tito’s?, ¿al ‘pincha’ de Pachá?… Seguro que a la familia real con uno más.

Jon Marin