Su nombre parece una broma, pero muy atentos a esta revolucionaria banda andaluza que combina la electrónica con el guitarreo más inclemente. La tremenda mezcla de Hardcore, Metal y lo que ellos mismos denominan ‘Flamencore’ hay que achacársela a Mario Lérida (voces), José Luis Corrales (guitarra), Juan Miguel Ramírez (bajo) y Francisco Llévenes (batería). Su sonido es absolutamente contemporáneo, pero no por ello manido o reinterpretativo.

La discografía de Bolu2 Death desde que iniciaron su actividad en 2009 consta de cuatro títulos: “Avíate” (2011), “Mastica Tus Dientes” (2013), “Dualitas” (2016) y “Spiral” (2018), estos dos últimos bajo la etiqueta de Necromance Records. Su segunda producción fue mezclada y masterizada por Alex Cappa en los madrileños Metal Factory Studios, con lo que ya apuntaban su adscripción a una tesitura musical muy concreta y a un tipo de resolución sonora de alta definición.

La difusión en vídeo de sus temas “La estamos liando”, ‘Modernformers’ y el single ‘Flamencore hate crew’ facilitó su entrada en el circuito de pequeños festivales especializados. Esta viralización de su poderosa imaginería estética continuó con las pistas más destacadas de “Dualitas”, también con Cappa al mando de la mesa de estudio. Pasaron de seis músicos a cuatro y siguieron sorprendiendo con una nueva tanda de capítulos audiovisuales: “Jugando a ser Dios”, ‘Dance-Core party’, “Hasta fallecer” y ‘Love song’.

Su mayor reconocimiento fue participar en la edición del año 2017 del festival Resurrection Fest, el mayor hito en estas ligas mayores del Metal siglo XXI. Como su fórmula se revela cada vez más depurada y acertada, Alex Cappa volvió a dirigir la orquesta de su reciente ‘Spiral’. El impulso de una campaña de micromecenazgo aportó los fondos necesarios para la extensión de su música, que brilla con luz propia gracias de nuevo a dos trabajados videoclips -‘We bleed, we fight’ y “Todo y nada”-, una vez más en su habitual mezcla de inglés y castellano según las composiciones.

El 12 de enero se presentan en la sala Razzmatazz en Barcelona y el 23 de febrero tocan en Madrid junto a Mosh y Aphonnic en la sala Nazca, aunque lo que deberían hacer es telonear a Bring Me The Horizon si los británicos se deciden de una vez a volver a España. Pondrían a apuros a los cabezas de cartel, que siempre es una cosa muy divertida de ver.

Leo Cebrián Sanz