El grupo cántabro Emboque celebrará en 2019 nada más y nada menos que un cuarto de siglo de vida. Lo hará en la fecha concreta del 23 de marzo, aunque la banda no ha revelado de momento en qué consistirá lo que suponemos será una gran fiesta de cumpleaños. La formación editó hace un año su sexto disco, muy apropiadamente titulado “6”, del que ahora se ha presentado su último videoclip: “Inmortal”.

El trío quiere así abrir boca para lo que será un año muy especial de reconocimiento a la fidelidad a sí mismos -siguen siendo los mismos componentes desde el año 2000-, a una trayectoria llena de coherencia y trabajo constante y a los estilos musicales que más les gustan: el Hard-Rock y el Heavy Metal.

Emboque es un grupo honesto y de calidad, fuertemente enraizado en su Cantabria natal, que se maneja de forma autogestionada y conserva un prestigio que les ha hecho muy populares en su región. Raúl y Mario Galván (bajo y voz, y guitarra y coros, respectivamente) y el batería Juan Carlos Quintana respondieron a nuestras preguntas hace algunas semanas, tras participar en un concierto en Bilbao junto a los locales Budasam, los vallisoletanos Sixty Nine Souls y los madrileños Phase II Phase.

Fue un concierto organizado por ANCRA (Asociación Ciudad del Rock y las Artes), durante el cual pudimos charlar con la banda a las puertas de la sala Mytho. Aquel 20 de octubre recuperamos el contacto con una formación ya conocida por los lectores más veteranos de la revista, puesto que aparecieron en varias ocasiones en nuestra edición impresa.

Durante el encuentro informal les preguntamos por el concierto que acababan de dar, el estado actual de Emboque, las dificultades para tocar fuera de su provincia, la situación del Rock en Cantabria y sus proyectos inmediatos. El trío aprovechó para agradecer el apoyo de su público, el verdadero impulsor de la banda a la hora de afrontar el futuro con ánimo y determinación.

Leo Cebrián Sanz