Nos alegra comprobar que no siempre es necesario tener la excusa de un producto recién editado para visitar Madrid y poder presentar música de calidad como la de los sevillanos Hard Days. Su primer y único disco hasta la fecha se publicó en 2016 y responde a su propio nombre. La banda comenzó a dar sus primeros pasos hace unos cinco años, cuando mezclaban sus propias composiciones del característico Hard Rock de los años 70 con versiones de clásicos de ese mismo estilo, como Allman Brothers Band, Deep Purple, Grand Funk Railroad, Led Zeppelin o Steppenwolf. También podrían haber elegido a Black Sabbath, Cream o The Who como fuente de inspiración para sus adaptaciones, ya que igualmente son formaciones de referencia para el quinteto integrado por Aurelio Domínguez (voz), Luis G. (guitarra), Carlos Ruiz (bajo), Fernando Arteaga (batería) y Antonio D. (teclados).

El single inicial de aquel álbum fue ‘Hey Jimi’ y sirvió de carta de presentación para todo aquello que sumaba su primer repertorio de diez temas -con componentes añadidos de Acid Rock, Blues Rock y Psicodelia-, todo ello en rigurosa grabación analógica. ‘Hard Days’ se presentó en noviembre de 2016 en la Sala X de Sevilla, donde por cierto han tocado en varias ocasiones más durante su historial de directos.

Durante los últimos años han frecuentado los locales de actuación de su provincia, con incursiones regionales a Málaga (Estepona y capital), Cádiz (con motivo del Electric Rock Day en Jerez de la Frontera, en cuya edición de 2019 repetirán presencia) y Huelva. Han compartido escenario con compañeros de inquietudes similares, como Imperial Jade, The Electric Alley o los internacionales Hellsingland Underground.

Esta “experiencia de clásico Blues Rock” puso ser degustada la semana pasada en Madrid, donde el jueves actuaron en formato acústico en la cervecería vallecana El Boliche y el viernes hicieron su show completo en La Cocina Rock Bar, justo al otro lado de la ciudad. Nos pusieron los dientes largos con su música -tan elaborada como plena de detalles y recovecos sonoros-, pero también con una lujosa edición de ‘Hard Days’ en vinilo.

Semejante obra de arte incluye su logotipo en soporte pop-up y paisajes estereográficos que sólo pueden ser disfrutados con las gafas de tres dimensiones que se adjuntan. ¿No dicen que lo que más se vende ahora son las experiencias y no tanto los formatos? Pues Hard Days te invita a la suya propia con esta inmersión en el detalle artesano, que permea tanto su particular manera de elaborar las canciones como el objeto físico que las recrea.

Leo Cebrián Sanz